22.7°SAN LUIS - Miércoles 20 de Enero de 2021

22.7°SAN LUIS - Miércoles 20 de Enero de 2021

EN VIVO

Será Ley

La noticia que dio Vilma Ibarra, secretaria Legal y Técnica de la Nación, era una de las más esperadas por los feminismos y diversos sectores. El Presidente presentará en el Congreso el proyecto para una interrupción legal del embarazo este mes y sería tratado en diciembre, dentro del período de sesiones extraordinarias. La esperanza de finalizar el 2020 con una ley de aborto seguro y gratuito se reavivó.

 

El reclamo era concreto y tenía un único destinatario: Alberto Fernández. Con diferentes campañas, la gran mayoría por redes sociales pero algunas otras en la vía pública, se le exigió al Presidente que cumpliera con su promesa de promover una ley de interrupción voluntaria del embarazo. Este año fue particular, sí; pero la necesidad de una legislación que permita abortar de forma segura y gratuita y así evite los riesgos de los abortos clandestinos en la salud de las mujeres no dejó de ser urgente.

 

Los detalles del proyecto se desconocen, pero aseguran que saldrán a la luz una vez que sea presentado. Mientras tanto, comenzaron las especulaciones sobre cómo podría ser la votación en las cámaras de Diputados y Senadores con un nuevo Congreso, distinto a aquel que en 2018 le dio media sanción.

 

Según las estimaciones que se desprenden de un sondeo realizado por la agrupación Economía Feminista, en el que el aporte de datos es colaborativo, en una votación este año el proyecto podría ser aprobado nuevamente en Diputados, pero no en Senadores. Para la Cámara baja prevén 118 votos a favor y 109 en contra, números a los que se llegó en base a la votación que muchos de los legisladores ya efectuaron en 2018 o a declaraciones que han realizado ya sea en medios de comunicación o en redes sociales personales. Aunque, según este sondeo, habría 28 votos todavía sin definir y contabilizan, hasta el momento, dos abstenciones.

 

En Senadores el panorama es más dudoso, ya que si bien este informe estima que el proyecto sería desaprobado por un 49% de votos negativos, la diferencia sería de apenas tres votos, un resultado con muchas posibilidades de variar. Todavía, además, habría algunos indecisos. Por eso es muy probable que en diciembre finalmente el Congreso se tiña de verde y, al fin, sea ley.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...