18.3° SAN LUIS - Lunes 18 de Enero de 2021

18.3° SAN LUIS - Lunes 18 de Enero de 2021

EN VIVO

Camila Vázquez lanzó su segundo libro, "yeguariza"

La joven criada en Merlo puso a las mujeres como protagonistas de sus poesías y se sacó de encima la gramática.

Por redacción
| 29 de noviembre de 2020
El quiebre de los versos. Camila ahora vive en Río Cuarto, pero pasó mucho tiempo de su vida en la Villa de Merlo. Se inspiró en sus sierras para escribir algunos versos de "Yeguariza". Foto: Naila Barrionuevo.

Camila Vázquez es una apasionada de la poesía. Su lírica, su forma de romper con las tradiciones del lenguaje y sus rimas rimbombantes son los elementos que la envuelven y la arrastran a ese género. En su último libro, “Yeguariza”, el enfoque estuvo abocado a la mujer, a feminizar la historia argentina y darle valor a las heroínas de las leyendas urbanas que se ven opacadas ante varones como Martín Fierro o el Gauchito Gil.

 

En plena pandemia, la joven de 26 años, que vivió la mayor parte de su vida en la Villa de Merlo, lanzó su libro —con un título que refiere a la conversión en femenino de “yeguarizo”, definido como el ganado de yeguas pensadas para la concepción de potrillos— compuesto por poemas protagonizados por mujeres.

 

“De alguna manera, el libro dialoga con temas de la literatura argentina, sobre todo con lo que tiene que ver con la configuración del campo, y lo hace a través de voces de mitos populares pero que están encarnados en figuras femeninas como ‘La llorona’ o La Difunta Correa. Plantea una especie de recorrido por diferentes lugares salvajes del país, el campo, el río, la sierra, para la que tomé los paisajes de Merlo como inspiración”, explicó la joven, que es profesora de Lengua y Literatura.

 

Si bien el enfoque está en la mujer, Camila asegura que su libro  no es un panfleto feminista (aunque sí se reconoce como tal), sino una remodernización del mundo rural que la rodea.

 

“Hay unas preocupaciones políticas, ciertas vinculaciones a mí misma. Además nuestra literatura está atravesada por mitos fundantes que constituyen figuras heroicas de hombres. Me parece que es necesario para un colectivo y una comunidad poder tener en dónde anclarse y hubo muchas mujeres disputando poderes, escribiendo y produciendo cultura, pero creo que no entran en el mismo reparto que sus pares masculinos”.

 

Camila empezó a escribir desde muy pequeña, cuando comprendió el código de la escritura. Inició con cuentos cortos y hace cinco años se animó a la poesía, un género para el que pensaba que no estaba lista. Ahora, ya tiene dos libros de poemas: antes de "Yeguariza" editó “Plaqueta". Además, este año el Ministerio de Cultura de la Nación la invitó a formar parte del taller “lectura online con escritoras argentinas”, que se realizó en octubre.

 

La conexión con la poesía ocurrió después de haber estudiado Letras y estar en contacto con otro tipo de libros. "De la poesía me gusta que se escriba de forma tersa y artificial, y tenga una economía que otros géneros no poseen. Es como sacarse de encima la gramática, la rompe y la quiebra, tiene un carácter más de juego”, narró maravillada la joven, que aún tiene más versos para dar, aunque por el momento sus proyectos de sacar un nuevo libro están en el tintero.

 

“Sigo escribiendo un montón, estoy con varias ideas de futuros libros empezados, pero por ahora no hay nada con forma concreta, todavía estoy en esa parte exploratoria”, acotó Camila, para quien el entorno es su fuente de inspiración. Ya sea una historia que le comentaron, una experiencia o un suceso que vio de casualidad, la joven tiene una escucha atenta de lo que la rodea y esto hace que su fuente de poesía sea inagotable.

 

Comentá vos tambien...