31.2°SAN LUIS - Martes 26 de Enero de 2021

31.2°SAN LUIS - Martes 26 de Enero de 2021

EN VIVO

Las lluvias enderezaron la campaña del maíz

Cuando ya sonaban las alarmas, llegó el alivio. Pero de todos modos el clima sigue volátil y el verano sería complicado.

Por redacción
| 28 de diciembre de 2020
Maíz. La región núcleo esperaba agua y llegó. Pero según el climatólogo José Aiello, La Niña sigue rondando. Foto: El Diario.

El año pasado, el sur de Santa Fe, el norte bonaerense y el este cordobés necesitaban más de 140 milímetros para enderezar la campaña del maíz. En el final de 2020, las necesidades hídricas son similares, aunque la lluvia del fin de semana pasado fue una gran noticia: el alivio llegó justo cuando el 40% de los maíces de la región está en floración.

 

Fueron lluvias muy importantes, ya que el promedio de la región núcleo fue de 28 milímetros.  Y sucedieron en un momento clave: hasta la semana pasada las reservas de agua estaban en rojo y se comenzaba a pensar en recortes de rindes potenciales. Por todo esto se puede afirmar que los cultivos están mejor en su condición que hace un año atrás, pero analizando la película entera, la situación es mucho más vulnerable, según Agrositio.

 

El maíz deberá superar las escasas lluvias de la primavera 2020 y una Niña no tan moderada. La primavera 2020 fue casi tan seca como la del año pasado, siendo que la del 2019 fue la más seca de los últimos 9 años.

 

El climatólogo José Luis Aiello explica: “Una primavera con reticencia de lluvias es compleja, pero esta lo fue aún más: cada uno de los tres meses que la componen aportaron precipitaciones por debajo de la media. En el mejor de los casos, los registros totales del trimestre completaron el 65% del valor estadístico, y esto solo ha sucedido en la provincia de Buenos Aires”.

 

Aparte, el año pasado para este momento el índice que manifiesta el grado de enfriamiento en el Pacífico era de +0,3, o sea de leve neutralidad. Esta vez el índice es -1,2 y marca que el maíz tendrá que superar una Niña instalada y no tan moderada.

 

El último indicador físico muestra con claridad que el fenómeno de La Niña no se amortiguó como los modelos señalaban, es más, se incrementó. "Es poco probable una neutralidad hacia febrero", comenta Aiello.

 

El verano arranca con un aporte de agua que tranquilizó los ánimos y disminuyó el estrés de la soja y el maíz, pero de ningún modo implica un cambio de tendencia. "Es muy posible que debamos transitar el resto de la campaña con una volatilidad de lluvias similar a la de primavera 2020. Va a ser un ciclo muy condicionado por los efectos regionales y los forzantes ajenos a La Niña, como el anticiclón del Atlántico. Lamentablemente, va a ser afectada por pulsos secos y lluvias dentro de las normales, pero sin la continuidad deseada. La Niña es un forzante central, pero hay otros", dijo.

 

Hoy están operando en forma aceptable y explican los últimos eventos de lluvias. "Todo parece indicar en enero una continuidad del escenario pasado, sin agua en abundancia, con mayor índice de insolación diaria y temperaturas en ascenso", pronosticó Aiello.

 

Aún así, se destraban las sembradoras tras las lluvias. Entre tanta incertidumbre productiva ante el escenario de La Niña, el último evento mejoró los ánimos de los productores. La semana pasada, la escasez de humedad en la capa arable puso un freno a las sembradoras de soja de segunda. Faltaba un 20% del área de la región por sembrar a medida que avanzaba la cosecha de trigo. Tras las lluvias, el escenario es otro. No solo se destrabó la siembra, sino que también se asegura una buena emergencia a la soja implantada. Aunque aún, la deuda hídrica sigue vigente en el suelo para los lotes que deja el trigo y se necesitan lluvias en los meses de verano para el crecimiento de la oleaginosa. La soja de primera recibió tratamiento para insectos característicos de ambientes secos como bolillera y, en algunos casos, arañuelas y trips. Estas lluvias impulsan el crecimiento vegetativo para cerrar el surco y mejoran la condición general del cultivo.

 

Comentá vos tambien...