Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

La milonga no se detiene

La porteña Graciela Guerriera y el puntano Osvaldo Pérez dictan clases virtuales de tango, para sobrellevar el coronavirus.

Cuando la tecnología y el amor por el arte se unen, no hay nada que impida a quien lo desee bailar un tango, ni siquiera el coronavirus. Ante la pandemia a nivel mundial y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantenerse en los hogares y evitar los espacios públicos lo mayor posible, un puntano y una porteña radicados en Barcelona decidieron dar clases de tango a través de YouTube. 

Graciela Guerriera, de 53 años,  y Osvaldo Pérez, de 47, activaron la cámara web de su computadora, despejaron una de las aulas de su escuela de tango llamada La Yumba y en compañía de sus dos mascotas, quienes los observaban desde el sillón, dictaron su primera clase online.

“En un principio, se nos ocurrió para que nuestros alumnos no perdieran el ritmo y la ilusión que tienen cada semana. Después nos dimos cuenta que a más gente le puede ayudar para tener una motivación en estos días difíciles”, explicaron a El Diario de la República Graciela y Osvaldo desde Barcelona.

 

“Todos los que quieran van a poder participar de esta experiencia y disfrutar del tango desde  sus casas”, explicó Graciela Guerriera, bailarina, profesora y dueña de la escuela de tango La Yumba.

 

Ambos alternaron las piruetas, las técnicas de manos y pies, y los compases con los comentarios online que leían de los usuarios, quienes consultaban, opinaban y saludaban a los profesores en vivo. “Gracias por este regalo profes”, “Un saludo desde Villa Mercedes” y “Tomaremos esta clase, un saludo a los perritos”, fueron algunos de los comentarios que dejaron los “alumnos virtuales”.

“Es una opción que si bien nunca va a suplir el calor humano, por lo menos es una forma de seguir con el baile. Tuvimos una respuesta increíble, todos los alumnos que vienen a las clases se conectaron en ese momento con un compromiso total, nos hacían preguntas por el chat y les respondíamos. Incluso algunos nos mandaron sus videos por WhatsApp sobre cómo practicaban en sus casas”, relató la mujer, quien vivió en San Luis muchos años, donde dirigió ballets y tuvo su propia escuela de danza, antes de irse a vivir a Barcelona hace 15 años.

“Queridos amigos milongueros y compañeros de cuarentena, esto es para quienes se quieran sumar para matar el aburrimiento y mantener vivo el tango”, así promocionan en sus redes sociales las clases que emitirán en vivo y en directo todos los miércoles y viernes a partir de las 20:30, horario de España, desde su salón de clases.

“Confiamos en que esto del coronavirus va a pasar y se va a solucionar. Nosotros simplemente hacemos esto para sobrellevar la pausa en las actividades y que todos puedan seguir en contacto con el tango y tener la vibración, la emoción y todo lo que nos aporta este baile en nuestras vidas”, finalizó.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La milonga no se detiene

La porteña Graciela Guerriera y el puntano Osvaldo Pérez dictan clases virtuales de tango, para sobrellevar el coronavirus.

Los dos bailarines y profesores recorren el mundo con su danza. Hace 15 años que viven en Barcelona y le enseñan a los españoles el arte del tango argentino (Foto Peter Barker).

Cuando la tecnología y el amor por el arte se unen, no hay nada que impida a quien lo desee bailar un tango, ni siquiera el coronavirus. Ante la pandemia a nivel mundial y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de mantenerse en los hogares y evitar los espacios públicos lo mayor posible, un puntano y una porteña radicados en Barcelona decidieron dar clases de tango a través de YouTube. 

Graciela Guerriera, de 53 años,  y Osvaldo Pérez, de 47, activaron la cámara web de su computadora, despejaron una de las aulas de su escuela de tango llamada La Yumba y en compañía de sus dos mascotas, quienes los observaban desde el sillón, dictaron su primera clase online.

“En un principio, se nos ocurrió para que nuestros alumnos no perdieran el ritmo y la ilusión que tienen cada semana. Después nos dimos cuenta que a más gente le puede ayudar para tener una motivación en estos días difíciles”, explicaron a El Diario de la República Graciela y Osvaldo desde Barcelona.

 

“Todos los que quieran van a poder participar de esta experiencia y disfrutar del tango desde  sus casas”, explicó Graciela Guerriera, bailarina, profesora y dueña de la escuela de tango La Yumba.

 

Ambos alternaron las piruetas, las técnicas de manos y pies, y los compases con los comentarios online que leían de los usuarios, quienes consultaban, opinaban y saludaban a los profesores en vivo. “Gracias por este regalo profes”, “Un saludo desde Villa Mercedes” y “Tomaremos esta clase, un saludo a los perritos”, fueron algunos de los comentarios que dejaron los “alumnos virtuales”.

“Es una opción que si bien nunca va a suplir el calor humano, por lo menos es una forma de seguir con el baile. Tuvimos una respuesta increíble, todos los alumnos que vienen a las clases se conectaron en ese momento con un compromiso total, nos hacían preguntas por el chat y les respondíamos. Incluso algunos nos mandaron sus videos por WhatsApp sobre cómo practicaban en sus casas”, relató la mujer, quien vivió en San Luis muchos años, donde dirigió ballets y tuvo su propia escuela de danza, antes de irse a vivir a Barcelona hace 15 años.

“Queridos amigos milongueros y compañeros de cuarentena, esto es para quienes se quieran sumar para matar el aburrimiento y mantener vivo el tango”, así promocionan en sus redes sociales las clases que emitirán en vivo y en directo todos los miércoles y viernes a partir de las 20:30, horario de España, desde su salón de clases.

“Confiamos en que esto del coronavirus va a pasar y se va a solucionar. Nosotros simplemente hacemos esto para sobrellevar la pausa en las actividades y que todos puedan seguir en contacto con el tango y tener la vibración, la emoción y todo lo que nos aporta este baile en nuestras vidas”, finalizó.

 

Logín