21.5°SAN LUIS - Martes 24 de Noviembre de 2020

21.5°SAN LUIS - Martes 24 de Noviembre de 2020

EN VIVO

Las primeras impresiones cuentan

“Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”, reza una conocida frase que fue acuñada por el propio Gabriel Barba, quien ayer fue designado como el nuevo obispo de San Luis. Cuando en enero de este año llegó a vacacionar a San José del Morro, nunca imaginó que estaba pisando la tierra que se convertiría en su nuevo hogar.

 

El sacerdote de 56 años, quien en ese momento y hasta este martes conducía el obispado de Gregorio de Laferrere, arribó al pueblo puntano acompañado de Dante Braida, quien además de ser su amigo es el obispo de La Rioja. Una familia les había prestado una casa para descansar durante unos días y celebraron una misa en el histórico templo del poblado.

 

Los feligreses locales, más algunos que viajaron desde Villa Mercedes y participaron de la celebración, notaron algunas señales que se repitieron en las primeras horas, en las que Barba empezó su vínculo con la Iglesia sanluiseña.

 

Ambos religiosos llegaron temprano y se sentaron a escuchar confesiones sin apuros. Luego de celebrar la Eucaristía, se quedaron a conversar con cada uno de los fieles que se acercaron (fueron alrededor de cincuenta), en un ambiente muy sencillo, amable y sin demasiados protocolos.

 

Ayer, el nuevo obispo también se mostró accesible para atender a los medios de la provincia, algo que coincide con su faceta de apostar a las redes sociales para la evangelización y que emprendió como presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social.

 

No es casual que para despedirse de su antigua comunidad y saludar a la nueva, haya elegido una transmisión en vivo desde el canal de YouTube de la diócesis de Laferrere (también tienen una fanpage de Facebook con más de 13 mil seguidores). Ahí volvió a mostrarse espontáneo, suelto y con un tono coloquial.

 

Otro perfil que resaltan quienes conocen su trabajo pastoral es el de una profunda cercanía con los sectores más pobres, en una jurisdicción que abarca al partido de Cañuelas y dos tercios de La Matanza, y tiene más del doble de habitantes que la provincia de San Luis. ¿Alcanza con una primera impresión?

 

Probablemente no, pero da señales de por dónde puede encaminarse la conducción de Barba, aunque todavía faltan entre uno y dos meses para que sus caminos y los de los puntanos se unan definitivamente.

 

Mientras tanto, monseñor Pedro Martínez se despidió de su función con mucha calma y pidió por la unidad de los fieles. A cambio, se llevó una infinidad de mensajes de afecto, respeto y agradecimiento de los puntanos, que supieron valorar el trabajo que realizó al frente de la Iglesia de San Luis.

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...

Más Noticias