11.6°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

11.6°SAN LUIS - Viernes 03 de Julio de 2020

EN VIVO

Violencia de género: la importancia de que los clubes dejen de mirar a otro lado

El fútbol argentino poco a poco comienza a “dejar de mirar para otro lado” y a reconocer que la violencia contra la mujer alcanza todos los ámbitos de la sociedad y que sus estrellas millonarias pueden ser también unos violentos. Parte de este cambio significa también ser responsables desde las instituciones y saber que protegerlos ante denuncias de violencia no está bien.

 

Este fin de semana un nuevo caso de violencia de género salió a la luz. El defensor de Vélez Sarsfield, Miguel Brizuela, de 23 años, fue denunciado el domingo por su pareja por haberle dado la noche anterior “un golpe de puño en el ojo izquierdo que le produjo un hematoma, a raíz de una discusión".

 

Como primera instancia, la Justicia bonaerense le dictaminó una restricción perimetral por 90 días. Seguidamente, el Club emitió un comunicado informando que separaba al jugador de su plantel de Primera División.

 

Con esta acción inmediata, Vélez marcó un precedente y se diferenció de Boca que, luego que se conoció la denuncia contra Sebastián Villa de parte de su expareja, el club de La Ribera dispuso aguardar la determinación de la Justicia para definir cuál será el futuro del delantero.

 

Esta rápida reacción se logró gracias a que el club de Liniers es uno de los pocos de Argentina que cuenta con un protocolo de acción para casos de violencia de género, además de ser la primera institución deportiva en crear una área exclusiva contra la violencia de género en 2018.

 

Horas después de que trascendiera la denuncia, el mismo domingo, a través de un comunicado, Vélez informó que activó su protocolo de acción institucional: “Desde el Área de Violencia de Género se ha tomado contacto telefónico con la víctima, acompañándola en este complejo momento. Se resolvió separar preventivamente al futbolista del primer equipo de fútbol. Además. la institución se puso a disposición de la UFIJ Nº 23 descentralizada de Malvinas Argentinas, a los efectos que estime correspondiente”.

 

Esta área incluso logró imponer una cláusula específica de comportamiento en el contrato del volante Ricardo Centurión, con denuncias por violencia de género en 2017. El agregado estableció la advertencia al jugador de ajustar su conducta a las exigencias de la entidad y en caso de incumplir la norma del estatuto social y al protocolo de violencia de género, ser sancionado directamente con la rescisión del contrato.

 

Junto a Vélez, solo otros cuatro clubes de Primera tienen protocolo para casos de violencia de género. Un informe de Télam reveló que son Rosario Central, Newell's Old Boys, San Lorenzo y Racing Club, que lo implementó a través de un convenio con la Organización de Naciones Unidas (ONU).

 

El anuncio de Racing pareció una reacción a la denuncia de un mes antes a su delantero Jonatan Cristaldo, acusado de violencia por su mujer y madre de sus dos hijos y quien, sin embargo, continúa integrando el primer equipo de la "Academia".

 

 

Comentá vos tambien...