9.9°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

9.9°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

EN VIVO

"La gente siempre se interesa en personajes que viven al límite"

Chris Brancato, guionista y productor de "Godfather of Harlem".

Por redacción
| 22 de junio de 2020

―El "Bumpy" Johnson retratado en "Godfather of Harlem", la serie que se estrenó por Fox, es despiadado y brutal, pero al mismo tiempo con una ética "robinhoodeana" con fuertes lazos comunitarios.
―En la vida real, "Bumpy" Johnson tuvo una carrera criminal que comenzó en los años 30, en Harlem, hasta el final de los 60. Era una leyenda dentro de la comunidad negra de Harlem. Como muchos gánsteres que consiguen amasar una cierta fortuna, era generoso, era una figura del estilo “Robin Hood” porque regalaba dinero, pagaba por la educación de los chicos, daba de comer a la gente y les pagaba el alquiler, mientras al mismo tiempo infringía daños a esa misma comunidad con algunos de los negocios en los que estaba involucrado. 

 

―¿Qué creés que la gente puede aprender sobre ese período?
―Es el corazón del programa. Cuando lo estábamos desarrollando notamos que la idea de un gánster negro peleando contra los mafiosos italianos en su territorio tenía el mismo potencial de otras series que ya se habían hecho antes. El tema de los derechos civiles es el ángulo distintivo de esta historia. Es tanto una historia de gánsteres con un enfoque refrescante o una trama sobre la lucha de los derechos civiles con un enfoque criminal que tampoco se había visto antes.

 

―¿Qué relación había entre esos dos universos?
―El movimiento por los derechos civiles y el mundo del crimen estaban entrelazados. De hecho, los soldados de la Nación del Islam de Malcolm X eran exgánsteres callejeros que se habían convertido. Lo que está pasando en Estados Unidos (tras el asesinato de George Floyd) es una insatisfacción muy potente con el status quo, y "Godfather of Harlem" está hecho para examinar esas incógnitas del presente a través del prisma del pasado.

 

―Participaste de la creación de "Narcos", donde tuvieron que recrear a Pablo Escobar. ¿Por qué estos hombres tan terribles constituyen tan buen entretenimiento?
―Nos gusta ver a estas personas que rompen las convenciones sociales y que viven bajo su propio código de honor. "Bumpy" Johnson está peleando contra los italianos que tienen el código de conducta de la Cosa Nostra, que él sigue mejor que ellos mismos. Creo que siempre estamos interesados en personajes oscuros, que viven en los límites de la sociedad.

 

―¿Qué semejanzas y diferencias encontraste entre "Bumpy" y Escobar?
―Pablo Escobar era un psicópata, un asesino de masas que en su lucha contra el gobierno estaba dispuesto a entrar en una faceta de narcoterrorismo. Johnson era una figura mucho más local, quizás en una época menos feroz, pero no era un psicópata. Era un gánster, alguien que vivía por un código violento, podía ser brutal, matar a las personas, pero nunca en una campaña de terrorismo contra el Estado o la comunidad. A la vez, el programa examina su lenta comprensión de que el tráfico de drogas, la prostitución y las apuestas, están de hecho lastimando a su comunidad.

 

―Es difícil imaginar la amistad entre “Bumpy” Johnson y Malcolm X. ¿Qué tenían en común más allá de sus orígenes en las calles?
―Los dos eran líderes y hombres muy carismáticos. Por la conexión que tenían en el pasado existía una base para una relación en la que estos dos tipos, que jugaban al ajedrez todos los domingos por la tarde, se afectaban mutuamente. Cuando Malcolm dejó la Nación del Islam, "Bumpy" le proveyó de protección contra los muchos enemigos que había ganado. Y a la inversa, Malcolm tenía una gran influencia en la forma en que "Bumpy" pensaba acerca de la lucha de los derechos humanos y de su propia participación en el mundo del crimen.

 

Comentá vos tambien...