3.2°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

3.2°SAN LUIS - Miércoles 15 de Julio de 2020

EN VIVO

Al Penal por abusar de una menor que es nieta de su pareja

La nena de 11 años contó que el hombre la manoseó dos veces cuando ella estaba en la casa de su abuela.

Por redacción
| 06 de junio de 2020
Ayer a las 13. El acusado, de 57 años, fue trasladado a la cárcel de San Luis. Foto: Unidad Regional II.

Lo que C. contó y la forma en que lo hizo no le dejó dudas al juez instructor 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada. Según las pruebas reunidas, la nena de 11 años fue abusada en al menos dos oportunidades por H.M., la pareja de su abuela. Por eso, este viernes, cuando se cumplió el plazo que el magistrado tenía para resolver, lo procesó por ese delito y le dictó la prisión preventiva.

 

 

Si bien el hombre de 57 años había sido imputado, en un principio, por "Abuso sexual con acceso carnal", finalmente fue procesado por "Abuso sexual gravemente ultrajante".

 

 

H.M. había sido denunciado el 13 de enero del año pasado por J.C., la madre de la víctima. Un día antes la mujer había notado a su hija muy angustiada. Cuando le preguntó qué era lo que le pasaba, la nena le relató que había sido abusada por la pareja de su abuela.

 

 

Justamente lo que la menor narró en la Cámara Gesell fue clave para definir el procesamiento. En los informes que los especialistas le elevaron al juez, indicaron que C. relató un episodio de "acercamiento sexual inadecuado". La niña dijo que una noche que se quedó a dormir en lo de su abuela, en el barrio Jardín del Sur, compartieron la cama matrimonial los tres, ella, su abuela y el acusado. La chiquita se acostó entre los adultos.

 

 

"Ella (la abuela de la víctima) se durmió y él, el novio, empezó a toquetearme. Comenzó a toquetearme todo el cuerpo", recordó C., mientras se señalaba la entrepierna y decía, en voz baja, que el hombre puso sus manos en su "chuchina". La manoseó en esa zona cuanto pudo y la besó en la boca, agregó.

 

 

Al día siguiente volvió a hacerlo.  “Me tocó la cola, la espalda y los pies y me hacía cosquillas, por debajo…” de la ropa, contó la nena, pero segundos después se corrigió e indicó que solo la tocó “ahí”, es decir, en la zona íntima. Esa rectificación y la falta de algunos recuerdos, de acuerdo a lo que explicaron los profesionales de la Cámara Gesell, son características de la retractación, consecuencia de la angustia que le genera hablar del tema.

 

 

Aunque no pudo especificar fechas, C. señaló que fueron dos veces las que el acusado se aprovechó de ella. "Una, cuando fui con mi hermano y otra, cuando fui yo sola con mi abuela", relató.

 

 

Para Estrada, no existe "ninguna duda en relación a la veracidad del relato de la menor, el cual fue coherente en todas las oportunidades  que lo narró". La nena, explica en su resolución el juez, no contó en forma acabada y completa el abuso, pero lo hizo de una manera "fragmentada, de a poco y mostrando, en las partes de contenido sexual, angustia, asco y vergüenza".

 

 

El magistrado incluso mencionó lo que declaró la abuela de la víctima que, si bien no confirmó los ultrajes, corroboró de alguna forma el relato de su nieta. La mujer narró que, al día siguiente de que la menor durmiera en su casa, su hija la llamó llorando y le dijo que C. no quería ir más a su casa porque su pareja la había tocado. "La verdad, yo no vi nada...", aseguró la abuela.

 

 

Ella sacó la conclusión de que "si pasó algo" fue porque su novio se confundió. Explicó que si el acusado manoseó a su nieta fue porque se equivocó de persona, es decir que tocó a la chiquita pensando que acariciaba a su pareja, porque así la despertaba por las mañanas.

 

Comentá vos tambien...