12.8°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

12.8°SAN LUIS - Sabado 08 de Agosto de 2020

EN VIVO

El poder del streaming está en tus neuronas

 Venían ganando terreno en todo el mundo de manera inexorable, y la tendencia se aceleró definitivamente con el advenimiento de la pandemia: los servicios de streaming (Netflix va a la vanguardia, pero ya asoman varios competidores de fuste en el horizonte) se convirtieron en esos “amigos” imprescindibles para hacer más tolerables los  días de cuarentena. 

 

Los cambios que ha generado esta tecnología son múltiples y operan en todas las áreas. Lograron revolucionar la estructura de la industria audiovisual, con un formato que resulta infinitamente más conveniente para el espectador. Antes, la TV convencional determinaba cuándo (fecha y hora) y cómo (extensión, capítulos, número de publicidades) se reproducía un contenido. Ahora, la gente tiene el mando y la decisión.

 

Esta mayor libertad se traduce en un alejamiento de la televisión por cable. Solo en el 2018, más de 30 millones de suscriptores dieron de baja este servicio en los Estados Unidos, una cifra que se repitió al año siguiente casi en la misma magnitud. La tendencia no tiene vuelta atrás y se replica en varios países.

 

La forma de hacer cine también baila con el nuevo ritmo. Antes, los grandes estudios de Hollywood eran los principales inversionistas para la generación de contenidos, en especial películas. Ahora, Netflix tomó la posta. Solo en el 2018 invirtió 14 mil millones de dólares: el 85 por ciento de esta ingente cantidad de dinero fue para la producción de series y largometrajes originales.

 

La opinión pública siente la impronta del streaming. Tras la serie "Chernobyl", se multiplicó varias veces la afluencia de turistas a la localidad homónima del norte de Ucrania, origen del accidente nuclear en la década del ochenta; con “The Crown” se revitalizó el interés por la historia y los secretos de la familia real británica; y con Marie Kondo empezó una moda sobre los beneficios de mantener el orden en los hogares. Son solo ejemplos de una interminable lista de influencias.  

 

Este cambio de paradigma produce grandes modificaciones económicas y de costumbres, pero su poder deriva de lo que ocurre entre las neuronas. Cuando las personas se sumergen en una "maratón” de capítulos, el cerebro genera dopamina, un neurotransmisor vinculado con la sensación de placer. Mientras más horas se pasan frente a la pantalla, más se refuerza este mecanismo.

 

Un sondeo realizado por el propio Netflix determinó que el 73 por ciento de los encuestados expresó  sentimientos positivos asociados con el consumo continuado de contenidos. Además, encontró que el 61 por ciento de los usuarios mira de dos a seis capítulos cada vez que usa la plataforma.

 

Así como el streaming es muy adictivo por su capacidad para incidir en el mecanismo de   liberación de la dopamina, también parece ser muy eficaz para disminuir el estrés.

 

Los estudios científicos establecieron que después de un día de trabajo, con las múltiples exigencias que eso comporta, mirar una película o una sucesión de capítulos de una serie permite relajar de manera profunda la mente, que, al menos durante un par de horas, no es alterada por las distracciones e interrupciones del día a día. 

 

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...