21°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

21°SAN LUIS - Martes 04 de Octubre de 2022

EN VIVO

Genética de punta para criadores en San Rafael

El paciente trabajo de la consignataria puntana Ganadera del Sur va rindiendo sus frutos. Se vieron toros y vientres de primera calidad para un público ávido, que compró todo.

Por Marcelo Dettoni
| 31 de octubre de 2021
Fotos: Silvia Kalczynski.

Hace ya más de una década que la familia Abdallah se adentró en los confines de Mendoza, una provincia famosa por sus vinos y sus frutas, que siempre estuvo un paso atrás en materia ganadera. No porque no quisiera, sino por cuestiones climáticas y culturales.

 

No tiene pisos amigables para la cría vacuna ya que depende solo de las pasturas naturales, es casi imposible hacer agricultura porque el régimen de lluvias no lo permite y siempre se caracterizó por la mezcla de razas, criando animales de bajo nivel genético debido a su lejanía de los grandes centros de producción.

 

Ese panorama lo empezó a revertir Ganadera del Sur en los últimos años. Primero llevando sus remates a La Paz, en el este mendocino, apenas cruzando el río Desaguadero. Allí ya se estabilizaron citas anuales para vender terneros y reproductores. Después, hace nueve años, llegó el desembarco en San Rafael, una ciudad reconocida por sus grandes bodegas y sus fincas con variedades frutales. "El corazón de Mendoza", como les gusta autodenominarse a sus habitantes, orgullosos de pertenecer a esa comarca sureña, que también tiene gran flujo turístico.

 

Ganadera del Sur anunció que va a tener más remates en La Paz y San Rafael y también que va a agregar una fecha en San Carlos.

Hasta allí viajó la revista El Campo para tomarle el pulso a la realidad ganadera de una zona que vio cómo se achicaban las hectáreas dedicadas a la fruticultura, producto de los vaivenes económicos y algunos caprichos climáticos, y vio reconvertir esas fincas en campos ganaderos. Con fuerte inversión, los árboles dejaron lugar a las aguadas y los comederos, y los alambrados crecieron en altura, mientras los criadores se beneficiaron con las cortinas de álamos y la posibilidad de contar con agua, algo que los ayudará a desarrollarse aún más cuando se concrete la construcción de un acueducto que vendrá desde La Horqueta, en el límite con San Luis, hasta Monte Comán, la puerta de entrada a este paraíso mendocino que más allá se extiende hasta las alturas cordilleranas de Malargüe y respira turismo en Valle Grande, pegadito al río Atuel.

 

La cita fue en el predio El Algarrobal, donde hubo que hacerle frente a la tierra y bancarse de pie, con el único apoyo de los árboles y la alambrada del pequeño corral donde fueron entrando los lotes para la venta. Antes ya se notaba la expectativa de los productores, que no se cansaron de recorrer los corrales, tomar apuntes y llegar con buena información para acertar cada vez que levantaran la mano.

 

Los toros llegaron de cabañas pampeanas y cordobesas, entre ellas La Puscana, que venía de coronar al toro campeón en la Exposición Rural de San Luis, un animal que se vendió en 860 mil pesos. Lejos de esa expectativa, su veterano dueño, Juan Carlos Bono (83 años), estaba contento con la posibilidad de que su genética Hereford y Braford pudiera llegar tan lejos de su pueblo, Pascanas, cerca de Marcos Juárez. Incansable y siempre acompañado por su esposa Ñeca, habló con todo el mundo, contó mil anécdotas y luego siguió el remate desde una silla, pegado al corral, mientras que su fiel empleado "Campito" manejaba los animales con mano maestra.

 

"Toda la vida fui invernador, pero me puse viejo y fundé esta cabaña para entretenerme. Como cultivo maíz para picado, también tengo un pequeño engorde. Acá en San Rafael la ganadería progresó mucho, lo mismo que en La Paz, es una satisfacción venir después de unos años y ver que en los rodeos hay sangre de La Puscana", contó don Bono, quien guarda los mejores recuerdos de San Luis: "Siempre disfruto visitar la provincia y este año, con el toro campeón, fue una experiencia maravillosa", agregó, y enseguida quiso mandar saludos a Félix Novillo, el productor de Villa Mercedes que compró ese animal de excepción para convertirlo en padre de plantel en su campo de San Martín.

 

La subasta largó puntual a las 14, luego de un almuerzo compartido entre cabañeros y productores locales, que llegaron en buen número gracias al buen trabajo de Eduardo López, el agente de Ganadera del Sur en la zona, un hombre campechano y conocedor.

 

Llegaron criadores de diversas zonas de Mendoza, como Malargüe, Las Catitas, Ñancuñán, San Carlos y Monte Comán. Sectores distintos, pero con denominadores comunes: clima hostil, suelos duros y la necesidad de buscar animales rústicos que los ayuden a mejorar la genética. Una hora y media después nadie se fue desilusionado.

 

El remate largó con los toros Angus negros de la cabaña pampeana La Julia, de Horacio Blanco. Presentó dos puros de pedigrí con transmisión de facilidad de parto y luego una serie de puros controlados, la mayoría hijos de Mister Angus, pero también un par de Charrúa y de Euro. El tope lo marcó un dos dientes que se fue por $290 mil pesos para Ñancuñán, al sur de Las Catitas.

 

Lo compró José Rizzo, quien luego agregó otros toros más para su rodeo Angus y Braford. "Necesitaba animales y aproveché que en primavera ya tuvimos dos lluvias lindas en una zona donde no caen más de 350 milímetros en todo el año. Entonces tengo unas pasturas, algo de hoja y de afrechilla para el rodeo general, porque solo suplemento a los toros antes de que entren al servicio", contó el productor, quien tiene 33 mil hectáreas, pero una baja carga: una vaca cada 20 para un rodeo total de 100 toros y 1.300 madres. "El secreto está en rotar y cuidar las pasturas, son campos duros, semidesérticos, si te comés lo poco que dan, estás frito. Hacemos destete precoz a los 90 o 120 días para adelantar el ciclo y que no sufra la vaca", aseguró Rizzo.

 

El remate fue ágil, siempre bien conducido por Miguel Talano y sus frases ocurrentes. "Cualquier ternero que camina vale 40 lucas y los cabañeros están dando 120 días de plazo, son animales que se pagan solos", arengaba en los pocos momentos de duda, aprovechando que la financiación era muy tentadora.

 

Tras el desfile de los Angus de La Julia, llegaron otros tres toros de la misma raza y aptos para vaquillonas de la cabaña Don Lorenzo, que vareó por la pista su propio dueño, Rubén Hecker. A la hora de los Braford, una raza muy buscada en Mendoza, apareció la cabaña San Juan, de Hugo García, más un ejemplar de La Puscana, que Bono pidió que entrara acompañado por dos Polled Hereford. "Solo no lo traes ni loco, es una raza con carácter", argumentó el cabañero, quien se fue conforme con los 200 mil pesos por cabeza que hizo el terceto.

 

Luego volvió La Julia con sus Angus colorados, hijos de Esencial y Slew, más un remanente de negros que no tuvo problemas en vender, a veces en racimo a precios que valoraron los productores, que saben que no tienen muchas oportunidades de llevar esta genética.

 

Sabía que no se iban a alcanzar los precios de San Luis, pero igual estoy conforme. Me da satisfacción saber que estoy arrimando genética (Juan Carlos Bono- DUEÑO DE LA CABAÑA "LA PUSCANA" SACÓ EL TORO CAMPEÓN EN LA EXPO DE SAN LUIS)

La Puscana fue la única cabaña que llevó vientres, todos Polled Hereford, un par con terneros al pie y nueve preñadas, que terminaron siendo ocho porque una parió en el camino, así que también se fue con su cría. Aquí también apareció Rizzo con buenas ofertas, aunque no es la raza más difundida en la zona. "Era una buena oportunidad, una vaca general ya se paga 60 mil pesos y estas las arranqué en 80 mil", justificó Talano.

 

Los promedios dejaron conformes a ambos lados del mostrador. Los 56 toros registraron un máximo de $290 mil y un piso de $180 mil, lo que arrojó un interesante $227.858 que dejó en claro el interés de los productores por la hacienda. Las nueve vaquillonas preñadas se pagaron entre $115 mil y $95 mil; mientras que las cuatro vacas con cría se fueron en lote por $70 mil lo que pisaban. Valores inferiores a los que se pagaron en la Exposición Rural de San Luis, pero acordes a la zona, que tiene cierta tensión entre productores vitivinícolas y ganaderos debido a los recursos que utilizan los primeros para evitar las tormentas.

 

"Son muy efectivos los cohetes, porque dispersan el granizo, que es muy común en el sur de Mendoza, pero también nos dejan con menos agua de la que necesitamos", contó un productor, que no dio su nombre porque no quiso entrar en polémicas: "Tenemos que convivir, todos vivimos del campo", cerró la discusión.

 

En el cierre se vio la camaradería que reina entre los ganaderos. Si el remate había sido un punto de encuentro de entrada para hablar de la familia, la covid y el clima, en la despedida abundaron los abrazos y los deseos de que a todos les vaya bien, con la promesa de volver a encontrarse el año que viene.

 

"Son años de venir, hablar con la gente, mostrarles que con genética van a progresar, que se mejoran los índices de preñez y de destete, que es posible hacer ganadería de monte aun con pocas lluvias, que hay que cuidar los cruzamientos. Por suerte fuimos imponiendo ese criterio y los resultados están a la vista. Hoy los remates de Ganadera del Sur concitan la atención en toda Mendoza", comentó Muse Abdallah, el dueño de la consignataria, con mucha felicidad. Será por eso que anunció más remates periódicos para 2022 y agregará una fecha en San Carlos para seguir extendiendo su influencia en la provincia vecina.

 

 

Comentá vos tambien...