SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

SAN LUIS - Viernes 20 de Mayo de 2022

EN VIVO

A un año del inicio de la cuarentena que obligó a cambiar los hábitos de vida

La población debió quedarse en su casa y hubo etapas en que solo se podía salir a comprar alimentos y medicamentos. La virtualidad prevaleció en el estudio, el trabajo y hasta en el contacto con familiares y amigos.

Por Matías García Elorrio
| 20 de marzo de 2021
Cuidados. Los comercios deben tomar la temperatura y la trazabilidad. Foto: El Diario.

Hace un año todo el país entraba en cuarentena: una medida restrictiva que el gobierno nacional debió tomar para empezar la lucha contra la pandemia del coronavirus, que la mayoría del planeta desconocía y que vino a modificar los hábitos de la población. Durante varios meses los habitantes de San Luis debieron quedarse en sus casas, ya que solo se podía salir a comprar alimentos y medicamentos porque el resto de las actividades quedaron vedadas. Después se implementó la salida según la terminación del DNI y se puso en marcha un sistema de fases, donde la 1 era la más estricta y la 5 la más permisiva.

 

Los puntos limítrofes y rutas de la provincia quedaron en custodia de la Policía provincial, hubo que aprender a trabajar desde los hogares y salir a la calle pasó a ser una actividad solo para los esenciales. Las escuelas cerraron sus puertas una semana antes y el Comité de Crisis debió aislar preventivamente a la localidad de Nueva Galia y en particular a la comunidad Menonita, asentada a pocos kilómetros de allí, por la sospecha de casos positivos. 

 

 

 

COVID- 19
Es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se descubrió en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote.

 

La noche del 19 de marzo, el presidente, Alberto Fernández, dio la primera de una serie de conferencias de prensa —desde la residencia de Olivos—, donde iba explicando cada una de las medidas que tomaba, siempre acompañado de alguno de los gobernadores y de innumerables filminas.

 

Por aquellos días en el país se habían registrado 128 casos positivos, mientras que San Luis ya  había confirmado su primer contagiado el 9 de marzo. Todavía el trabajo de analizar las muestras de todo el país lo concentraba el laboratorio del Instituto Malbrán de Buenos Aires, pero poco tiempo después, la provincia de San Luis fue una de las primeras seis en contar con uno propio: el laboratorio “Dalmiro Pérez Laborda”.

 

 

Pandemia
Enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región.

 

A partir de ese día, la vida normal pasó a ser un recuerdo para todos. Hubo que incorporar palabras y acciones a la vida cotidiana que la mayoría desconocía. Lavarse las manos a conciencia y constantemente, mantener la distancia de al menos dos metros, usar barbijo y abandonar la vida social y familiar; fueron las primeras acciones a las que hubo que acostumbrarse.

 

Frases como Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) empezaron a sonar en todos los medios de comunicación como la música de moda. Con el tiempo también se sumó el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio (DISPO), cuando las restricciones bajaron su intensidad y —de a poco— se pudo recuperar el libre tránsito.

 

 

Tapabocas. Todos debieron incorporarlos como un elemento esencial. Foto: El Diario.

 

 

Al principio, las dudas y los miedos acompañaban a la mayoría de los puntanos, porque las noticias que llegaban desde otros países eran muy poco alentadoras: en Italia, España, Francia e Inglaterra se veían hospitales colapsados y profesionales de la salud que pedían más insumos y ayuda a sus gobiernos. A medida que la pandemia avanzaba, los noticieros dejaban de mostrar las cotizaciones de las monedas y los índices de las bolsas para llevar al día la estadística de los contagiados, los que recibían el alta médica y la ocupación de camas con respiradores; que pasó a ser el bien más escaso y necesario en todo el planeta.

 

La provincia tuvo unos cuantos días de “tranquilidad”, con calles vacías y una calma que al mes ya se volvió difícil de sobrellevar. De a poco los comercios abrieron sus puertas, los bancos volvieron a atender a poco público, las dependencias gubernamentales retomaron la atención; pero actividades como el turismo y el esparcimiento sufrieron el golpe más duro. El 6 de septiembre se produjo la primera muerte de una sanluiseña, de 87 años, a causa de esta enfermedad.

 

 

 Cuarentena
Así se denominó al período por el que se suspendían todas las actividades y quedaba vedada la libre circulación de los ciudadanos.

 

En los primeros días de octubre, el gobierno provincial anunció la vuelta a clases presenciales en las escuelas rurales de varios parajes del interior donde ya no se presentaban casos de COVID-19. Pero aun cuando las restricciones fueron mermando y se pudo festejar Navidad y Año Nuevo en familia —y después de que muchos pudieran veranear— se internalizó la “nueva normalidad”. Lo cierto es que la vida de todos los habitantes se modificó. Hoy no se puede entrar a ningún espacio público cerrado sin barbijo, hay que mostrar el DNI para cumplir con la trazabilidad, no se pueden hacer reuniones con más de 20 personas, se debe mantener la distancia de dos metros con aquellos que no se convive; para concretar varios trámites hay que pedir turno previo o hacerlo a través de las páginas de internet; la educación a distancia vino para quedarse, igual que el teletrabajo, que ya cuenta con una ley que lo regula a nivel nacional.

 

Los avances científicos surtieron efecto y lograron la producción de vacunas que, a medida que llegan, se distribuyen a la población de riesgo, y constituyen la luz de esperanza a la que se aferra la humanidad para combatir la pandemia.

 

 

Aislamiento
Período de 14 días en que la persona contagiada debe pasar sola, sin contacto con el resto de su familia en un mismo lugar o fuera de su vivienda.

 

LA NUEVA NORMALIDAD

 

● Personal esencial

 

Así fueron calificados/as los/as policías, médico/as, enfermera/os, técnicos/as y profesionales de laboratorios, trabajadores/as del transporte público, empleados/as de comercios que venden alimentos, farmacéutico/as y funcionarios/as públicos que eran afectados/as a los distintos operativos que requería la lucha contra la pandemia.

 

● Anticipar cada actividad

 

Varios lugares exigen tener turno previo para atención, como las entidades bancarias. A los supermercados se puede ingresar solo con DNI y en algunos locales comerciales hay que esperar afuera hasta que haya espacio disponible.

 

● Turismo cuidado

 

Los alojamientos, restaurantes, bares, excursiones y complejos turísticos debieron cambiar sus servicios para evitar aglomeraciones y mantener la higiene y la seguridad sanitaria.

 

● Clases virtuales

 

Las actividades educativas de todos los niveles se realizaron durante un año de manera remota, a través de plataformas de contenidos en internet, vía Zoom u otras opciones, como videoconferencias.

 

● Teletrabajo

 

Es la posibilidad de realizar las tareas laborales desde casa a través de una computadora conectada a internet. El Congreso Nacional sancionó la Ley de Teletrabajo (27.555) el 30 de julio de 2020.

 

● Vacunación masiva

 

Al año de haber comenzado la pandemia en todo el mundo, y también en Argentina, comenzó una campaña de vacunación mundial nunca antes vista, en la que al menos 5 vacunas se están aplicando a la mayoría de la población del planeta.

 

● Nueva presencialidad

 

El regreso a las aulas ahora es con un sistema de "burbuja", en el que pocos estudiantes comparten el aula y no pueden mezclarse, como antes, con el resto en los recreos. Los horarios de ingreso y egreso son distintos y deben alternar algunas clases presenciales con otras virtuales.

 

 

Redacción - NTV

 

Comentá vos tambien...