28°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

28°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

EN VIVO

Juventudes y nuevos desafíos

Senadora nacional.

Entre los estragos que ha generado la pandemia de COVID-19, cabe destacar la profundización de las desigualdades e injusticias que ya históricamente afectaban a las juventudes y que esta tragedia sanitaria ha puesto de relieve. Cualquier pibe o piba de nuestro país sabe mejor que nadie cómo esta crisis ha trastocado sus sueños de culminar los estudios secundarios o avanzar en una carrera universitaria, cómo ha afectado sus posibilidades de acceder a un empleo de calidad, cómo ha exacerbado situaciones de violencia o cómo ha limitado las perspectivas de un futuro alentador y previsible. Las vulnerabilidades que han condicionado a las juventudes década tras década emergen a la superficie como un recordatorio permanente y doloroso de la deuda que aún tiene la sociedad con ellas.

 

Esta realidad compleja y desafiante constituye, sin embargo, una oportunidad única para fundar un nuevo contrato social, desafiando las estructuras tradicionales de poder mediante la participación activa de las juventudes en la política y, principalmente, en los distintos espacios del Estado. Lejos de constituir un colectivo pasivo y despolitizado, como algunos nos quieren hacer creer, las juventudes hemos demostrado que nos preocupa nuestra realidad, que nos movilizamos para cambiarla y que tenemos total autonomía para definir nuestros propios objetivos y prioridades. Recurriendo a estrategias de participación que combinan el uso de las nuevas tecnologías con la presencia en las calles y la organización política, hemos sabido instalar nuestras demandas en la agenda pública y hemos obtenido sustanciales logros durante los últimos años, como lo han sido las reivindicaciones de igualdad de género, la lucha a favor de la interrupción voluntaria del embarazo o las leyes que procuran el cuidado del ambiente, entre tantas otras. Pero todavía falta mucho camino por recorrer.

 

Los ejemplos del pasado y las urgencias de hoy tienen un denominador común: la salida es a través de la acción política y la consolidación de un Estado cada vez más presente. En contraposición a lo que profesan algunos odiadores seriales de turno, siempre disponibles para denostar la política y desacreditar el rol preponderante que cumple el Estado como receptor y mediador de todas las demandas sociales, las juventudes sabemos la importancia de la unidad, la solidaridad, el compromiso, la participación y la acción colectiva como herramientas democráticas de cambio necesarias para conseguir en los próximos años una igualdad genuina y duradera. Los poderosos tienen sus propias herramientas para imponer sus intereses, por eso no quieren un Estado presente ni jóvenes haciendo política. Nosotras, las juventudes que queremos ser escuchadas y representadas, tenemos en el Estado a nuestro mejor aliado en la lucha por la justicia social.

 

Quienes vivimos en San Luis sabemos que este es el camino a seguir, porque contamos con el acompañamiento de un gobernador cuya voluntad política no solo ha permitido impulsar iniciativas públicas tendientes a dar respuesta concreta a nuestras problemáticas, sino que también nos ha dado la oportunidad de ocupar espacios en el ámbito ejecutivo y legislativo provincial y nacional, incluyendo la creación de la Secretaría de la Juventudes. De nosotros y nosotras depende aprovechar esta posibilidad, realizar las debidas autocríticas que nos ayudan a construir colectivamente, para, a partir de allí, continuar transformando nuestro presente y el de las futuras generaciones.

 

Comentá vos tambien...