SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

SAN LUIS - Miércoles 25 de Mayo de 2022

EN VIVO

Mirar a Estrella

Por su calidad de buen hombre y por su insuperable talento al piano, Miguel Ángel Estrella –sin hacerlo notar- siempre estuvo por encima del resto de la humanidad. Su apellido constelar colaboró a que esa sensación se hiciera más contundente.

 

Cualquier experiencia, cualquier acercamiento de los mortales con Estrella –fallecido en París a los 81 años-era una elevación del alma. Con una charla, con la posibilidad de escucharlo en un recital en vivo o en alguna grabación perdida, estar en contacto con el pianista era aprender de música, pero también de solidaridad y de amor por el prójimo.

 

En marzo del 2015, cerca de un nuevo aniversario del inicio de la última dictadura, estuvo en la provincia para recordar aquella fecha. Dio un recital exquisito en el Mauricio López en el que con solo tres interpretaciones (de obras de “El Tata” Cedrón, Chopin y Liszt) cautivó a una audiencia que terminó escuchando todas las anécdotas que el músico se decidió a contar.

 

Estrella tuvo un vínculo muy estrecho con San Luis. La consideraba una provincia de muchos intelectuales y de muchos amigos. Contó en aquella ocasión que la primera vez que vino fue en los 60 y que de inmediato se sintió como en su casa. “Me hice bastante puntano, con todo lo tucumano que soy”, dijo en el escenario.

 

Vinculado a la izquierda, pero con la moderación necesaria para abogar por una buena relación con el Vaticano, Estrella regresó al catolicismo cuando su amigo Jorge Bergoglio fue elegido Papa. El cura de las villas había sido árbitro en los partidos de fútbol que se jugaban en el asentamiento –entre la precariedad y la esperanza- mientras Miguel Ángel tocaba el piano. Después, el sacerdote fue confesor de la hermana de Estrella y se encontraron en algunas manifestaciones donde se dieron algún abrazo y compartieron algunas ideas. Aunque no todas.

 

Diez días antes de la última vez que Estrella vino a San Luis había fallecido la poeta Beba Di Genaro. Tanto en el escenario como en una entrevista que dio a El Diario de la República, el músico recordó a su amiga como “una mujer altísima, de un talento natural, una de las impulsoras de Música Esperanza”.

 

 El programa que ideó para que los barrios periféricos tuvieran la posibilidad de llegar a la música clásica ocupó buena parte de su vida y, junto con la aceptación de ser embajador argentino ante la UNESCO, le causó más de un problema. Con el primero se enfrentó a las elites intelectuales que entendieron un choque donde había un encuentro. Y con la segunda decisión se expuso a que algunos periodistas (Estrella mencionaba a Magdalena Ruiz Guiñazú, Alfredo Leuco y Nelson Castro) le dieran vuelta la cara y se negaran a difundir su música.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...