34°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

34°SAN LUIS - Sabado 03 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Asesinó, hurtó y robó: piden que lo condenen a once años de prisión

La defensa de Franco Herrera y una fiscal unificaron tres hechos distintos. El más grave, el homicidio, fue en 2019.

Por redacción
| 21 de septiembre de 2022
Atento. Herrera mientras escuchaba a la fiscal Palacios, quien narró cada uno de los hechos por los que lo acusan. Foto: Martín Gómez

Un combo. La fiscal de Juicio Virginia Palacios y el defensor oficial Esteban Sala, quien asiste a Franco Emanuel Herrera (27), hicieron una presentación de juicio abreviado en la mañana de ayer y plantearon que el joven sea condenado a once años y dos meses de prisión efectiva por encontrarlo culpable de tres hechos: el más grave ocurrió en 2019, cuando asesinó de un escopetazo a Juan Carlos Avaca; en 2017 lo procesaron por robar de la Comisaría 7ª dos motos que estaban secuestradas y un año más tarde, por asaltar a una mujer mientras esperaba un colectivo. Ahora, los magistrados tendrán diez días hábiles para definir si aceptan o no el acuerdo.

 

Tras escuchar cada uno de los delitos por los que lo acusan, Herrera se sentó frente al tribunal colegiado conformado por José Luis Flores, Jorge Sabaini Zapata y María Eugenia Zabala Chacur, y aceptó la culpabilidad de los hechos, que se suscitaron prácticamente en la misma zona de la capital: entre la primera rotonda y el barrio Eva Perón.

 

En su descargo, el acusado admitió tener algunos dilemas de salud y pidió a la fiscalía un tratamiento para su recuperación de las drogas.

 

El homicidio de Avaca, según surgió de la investigación, sucedió en el barrio 140 Viviendas, en una vivienda situada atrás de la Comisaría 7ª, el 11 de diciembre de 2019.

 

 La víctima había ido al domicilio del padre de Herrera a cobrar un trabajo de albañilería que hizo en ese mismo inmueble. Llegó en un taxi junto a su mujer, quien lo aguardaba en el auto. Luego de una discusión entre el padre de Herrera y Avaca, el imputado ingresó al domicilio y regresó con una escopeta doble caño, largo, con la que le disparó en la cara a la víctima.

 

“Los testigos presenciales, que eran la esposa y el remisero que se encontraban estacionados metros más adelante, lograron divisar que se dio una discusión tras la cual escucharon un disparo. Cuando la mujer bajó del auto a ver lo sucedido encontró a Herrera con un arma de fuego. Él le hizo seña para que se retire mientras veía a su marido herido, agarrándose el pecho y yendo al taxi”, detalla el informe de la investigación en la que se basó el fiscal de Instrucción para acusarlo.

 

El taxista llevó a Avaca hasta el Hospital Cerro de la Cruz posterior al ataque, aunque los profesionales de la salud no pudieron hacer nada. Las heridas producidas por los perdigones fueron mortales.

 

Doce días más tarde, el juez Ariel Parrillis le dictó prisión preventiva a Herrera y desde ese entonces se encuentra alojado en el Servicio Penitenciario Provincial.

 

Pero los antecedentes del hombre dieron cuenta de que no era la primera vez que estaba tras las rejas, ya que el 2 de agosto de 2017 había robado del predio de la Comisaría 7ª dos motos que estaban secuestradas.

 

Posterior al hurto, los agentes pudieron localizar a Herrera en la manzana 405 del barrio 140 Viviendas, ya que iba en uno de los rodados sustraídos. Además, había sido señalado por dos testigos.

 

La otra moto no fue hallada completa: los efectivos que investigaron el hecho solo hallaron partes, en una gomería que se encuentra frente a la primera rotonda, unos 50 metros hacia el sector oeste. Secuestraron la chapa patente, un espejo y otras partes del vehículo, que había sido desmantelado por completo. Por ese hecho también quedaron imputados Hugo y Franco Gatica, quienes se desligaron y lo apuntaron a Herrera como “quien la había llevado para arreglar, presuntamente”.

 

El 9 de junio de 2018, una mujer que aguardaba un colectivo de la línea Transpuntano en el bulevar Mario Frola y Fortunata Funes de Funes, en el barrio Eva Perón, también fue víctima de Herrera, que la golpeó y despojó de varias de sus pertenencias.

 

Las características físicas del asaltante que aportó la mujer fueron claves para identificarlo: su contextura robusta, que aún conserva, lo delató y la Policía lo detuvo a metros de la escena.

 

Sin más que aceptar la culpa para evitar un juicio oral en el que quizá podría ser sentenciado con una pena más severa, el acusado deberá aguardar si los jueces dan lugar al juicio abreviado. De ser rechazado y enviado a debate, entre las tres causas, las requisitorias fiscales sumarían un pedido de pena de veinte años y seis meses (catorce por el homicidio; dos años y seis meses por el hurto; y cuatro años por el robo).

 

Redacción/MGE

 

Comentá vos tambien...