16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

16°SAN LUIS - Jueves 25 de Abril de 2024

EN VIVO

Aconsejan evitar estímulos en el descanso y acostarse cuando se oculta el sol

Recomiendan respetar el ritmo circadiano y una buena higiene del sueño. Advierten por el uso de las pantallas.  

Por redacción
| 11 de febrero de 2024
Foto: archivo.

Se acerca el comienzo de clases que trae aparejado el desafío para los padres de despertar a los chicos para ir a la escuela. Los primeros días suelen ser complicados, dado que en las vacaciones no hay una rutina definida, entonces cuesta más acostarlos y levantarlos temprano. Para lograr una transición que facilite el cambio, recomiendan respetar el ritmo circadiano y realizar higiene del sueño.

 

"Hay que tener en cuenta que el sueño es una función biológica y fisiológica, es una necesidad del organismo. Hay algo muy natural para tener en cuenta sobre el ritmo del sueño y es empezar a ser conscientes, como adultos y poder transmitírselo también a los chicos, de lo que son los ritmos circadianos. Estos se manejan por la luz del sol y entonces hay que considerar cuál es el desarreglo que podemos haber hecho durante las vacaciones; muchas veces tiene que ver con el no respeto del ciclo circadiano, quiere decir levantarnos cuando la luz del sol ya está en el centro del cielo, no cuando el sol sale; y acostarnos mucho después de que el sol se fue. El respeto por el ciclo circadiano puede ser una primera señal para ir tratando de acomodar el sueño", explicó la licenciada en Psicología (MP 0117), Marcela Monte Riso.

 

La profesional indicó que esta es una forma de mantener la armonía de una manera natural. Destacó que lo más importante es acostarse cuando el sol se esconde. "Como adultos tenemos que dar el ejemplo", expresó.

 

Otro factor a considerar es lo que Monte Riso denominó como la higiene del sueño. "Se trabaja mucho cuando hay dificultades en conciliar o en la calidad del sueño. Es trabajar en los estímulos", explicó.

 

La psicóloga indicó que el cuerpo recibe la estimulación del ambiente que entra por todos los sentidos.

 

"Tenemos las pantallas que son un gran tema, porque hay chicos que se duermen mirando el teléfono, la tablet o la tele, y hay muchos adultos que también. Incluso tener el televisor en la habitación es un problema, porque hay una estimulación lumínica que va a la retina y que no le permite al organismo recibir el mensaje de que es la hora del descanso", detalló.

 

La estimulación lumínica a través de las pantallas confunde al cuerpo, porque está cansado, pero sigue recibiendo señales y a su vez el cerebro continúa recibiendo información. "Cuando hablamos de higiene del sueño implica que por lo menos dos horas antes, si pueden ser tres, mejor, empezamos a bajar la estimulación de todo el ambiente de la casa", recomendó.

 

Monte Riso aconsejó bajar las luces, es decir, usar una lámpara más suave en vez de una luz fuerte de techo. "Hay que evitar comer justo antes de ir a dormir, porque eso también hace que el cuerpo se tenga que ocupar de la digestión, no lleva la sangre a los músculos para que descansen ni a la reparación que requiere el cuerpo, sino a la digestión", explicó. 

 

También recomendó disminuir la estimulación auditiva, es decir, bajar el volumen de la música o el televisor, buscar sonidos armónicos o estar en silencio; como también evitar discusiones o tensiones.

 

"Se deben evitar las bebidas azucaradas, las comidas ultraprocesadas y el alcohol en los adultos y los adolescentes que tienen acceso. El cuerpo percibe una intoxicación porque tienen muchas toxinas, entonces se tiene que ocupar de mandar sangre al hígado, a los riñones, al sistema linfático para hacer la limpieza de esas toxinas y no la envía adonde tiene que ir para hacer la reparación y recuperación", explicó.

 

La profesional mencionó que todas estas recomendaciones son necesarias para el desarrollo de los niños y adolescentes, porque la hormona de crecimiento tiene un pico un par de horas después de que se esconde el sol.

 

"Hace el pico solamente en ese momento y no lo vuelve a hacer a lo largo de la noche. Durante la noche sigue secretándose hormona de crecimiento, que no solo se ocupa de crecer si no de generar células nuevas. Por eso también sirve para la reparación de los tejidos. Es muy importante en los adolescentes, porque si no está el cuerpo en reposo ese pico de la hormona no se genera", detalló.

 

La psicóloga dijo que dormir ocho horas es lo ideal, pero que en la adolescencia es normal que los chicos necesiten descansar por períodos más prolongados. "Todo esto se llama higiene del sueño, porque ayudamos a que el cuerpo y todos los sentidos empiecen a tener este mensaje de que es la hora del descanso", expresó.

 

Sin buen sueño, el cuerpo no hace una buena recuperación y durante el día empeora el rendimiento.

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo