17.9°SAN LUIS - Domingo 29 de Noviembre de 2020

17.9°SAN LUIS - Domingo 29 de Noviembre de 2020

EN VIVO

Cambió de hábitos para sentirse mucho mejor

Por redacción
| 06 de noviembre de 2016
Sol antes de la operación.

El 23 de enero de 2015 no es una fecha más en la vida de Sol Medina, de 29 años. Ese día, cambió su futuro para siempre. Parece una frase trillada, pero no lo es. No en su caso. Su salud estaba en juego. Unos meses antes de realizarse la operación de bypass gástrico en Buenos Aires, los médicos le habían informado que tenía Síndrome Metabólico, con lo cual producía insulina pero para su organismo no era suficiente. Si seguía así, se convertiría en diabética. Esa idea provocó que tomara la decisión de bajar de peso. No por una cuestión estética, ni para ser aceptada socialmente, sino para tener un buen estilo de vida. "Comía remal, vivía a puro sándwich, pizza y me tomaba dos litros de gaseosa sola en un fin de semana. Tenía que parar", aseguró.

 


Cuando le dijeron que la opción era una cirugía, habló con una amiga de su madre que había sido operada. No dudó. El día de la cirugía no se sentía nerviosa porque sabía qué era lo que tenía que hacer. "Me acompañó mi mamá. Ella siempre está conmigo. La operación duró un poco más de dos horas", dijo Sol.

 


Recordó que para que le dieran el alta tenía que tomar un vaso de agua en una hora y podía irse. Pero tuvo que estar internada un día más. Algo tan simple y cotidiano como beber, se le hacía difícil. "Tenía la sensación de que estaba llena y no quería más", expresó.

 


Hoy, después de bajar más de 40 kilos, aseguró que no se arrepiente y que aprendió a comer mejor. También comenzó a realizar actividad física. Andar en bicicleta o salir a correr, son sus favoritas. "Cambié hasta mi forma de vestir. Antes miraba una vidriera y pensaba que esa ropa no me iba a entrar. Pero ahora sí".

 


Comentá vos tambien...