Escuchá acá la 90.9
X

Ponce dijo que no hará una autocrítica a pesar de la derrota electoral

Además anunció que el electo intendente tiene a su disposición todos los informes de cierre de su gestión.

El intendente Enrique Ponce brindó ayer una conferencia de prensa para dar sus apreciaciones sobre el resultado de la elección municipal que ganó el representante del PJ puntano, Sergio Tamayo, donde su candidato Enrique Picco (San Luis Somos Todos) quedó tercero a 18 puntos y aseguró que no quiere hacer autocrítica "porque significaría menospreciar al intendente que ganó. Hay que ser democráticos, hay que asumir las derrotas porque no solo en política se gana y se pierde, también en la vida”. En los treinta minutos que duró la charla con los distintos medios señaló: “Lo que puedo decir es que pusimos todo: ganas, voluntad, ilusión, esperanza y pensábamos que íbamos a ganar. Pero no ganamos y nos hacemos cargo. No voy a hacer una autocrítica pública para autoflagelarme”. 

Después continuó su análisis y comentó que “la gente elige en función de lo que considera que es la mejor opción y en este caso nuestra propuesta no fue validada por la mayoría de los vecinos”. Y detalló que “la primera lectura que hago es que no hay lugar para la 'avenida del medio' porque se ha repetido el esquema que ocurrió en todo el país con la famosa grieta y la polarización de dos sectores hegemónicos: por un lado el peronismo y por otro lado Cambiemos y sus fuerzas aliadas. Esto enfrenta a todas las familias argentinas y San Luis no ha sido la excepción”.

Ponce expresó públicamente que se pone a disposición de Tamayo. “Está todo nuestro equipo con los informes de cierre de gestión para que el próximo intendente acceda de manera directa a la información y tenga todo a la vista. Nosotros no tenemos nada que ocultar”. Y destacó que el nuevo jefe comunal “se encontrará con una ciudad funcionando, con los servicios prestándose, con obras completándose, con el personal trabajando y con las cuentas ordenadas”.

De la situación financiera aclaró que “lo que tiene pendiente el Municipio hoy son los gastos corrientes, lo que se les paga todos los días a los proveedores. Deuda sería emitir un bono a plazos y endeudar a todos los ciudadanos de la capital a futuro para usar esa plata en gastos corrientes. Yo nunca emití deuda. Siempre nos manejamos con gastos corrientes que son propios de la administración”. Recordó que fue “el intendente que más deudas pagó porque hasta tuve que saldar la obra de la plaza Pringles de Verbeke de Canta que estaba en juicio”. Y señaló que “a pesar de la baja recaudación por tasas y del achicamiento de la coparticipación, el gasto corriente solo representa el 2 por ciento del presupuesto anual de 2.500 millones de pesos”.

Sobre su futuro dijo que continuará en política “porque nuestra fuerza de alcance local tiene aspiraciones de extenderse a nivel provincial y ya representamos una idea política”. Aunque aclaró que “lo primero que voy a hacer es curarme de sueño y volver a compartir con mi familia. Claro está que yo no me voy de la política porque estoy enamorado de lo que hicimos, pero este no es momento para hablar de si voy a ser candidato en el futuro”.

Después de enumerar los hechos positivos de su gestión, admitió que “faltaron cosas por hacer, por ejemplo haber gestionado mejor el esquema recursos. Fuimos muy flexibles y cuando uno relaja la presión impositiva, la gente no acompaña con el pago de las tasas. La tasa municipal es lo más fácil de dejar de pagar y son 150 pesos por mes, nada más".  Y reconoció que podrían haber sido más eficaces "gestionando políticamente con el gobierno nacional y provincial”. Pero dejó en claro que luego de sus dos períodos al frente del Municipio, puede "caminar tranquilamente por la ciudad y ser bien recibido por los vecinos”.

Consultado sobre la situación de Transpuntano, dijo que “a nosotros no nos pareció justo que el 99 por ciento de la sociedad recayera sobre el intendente, quisimos cambiarlo para que tuvieran también su representación los trabajadores y los usuarios. Pero no pudimos hacer las reformas porque no nos acompañaron desde el Concejo Deliberante”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ponce dijo que no hará una autocrítica a pesar de la derrota electoral

Además anunció que el electo intendente tiene a su disposición todos los informes de cierre de su gestión.

Relajado. Ponce dijo que ahora se dedicará a descansar y a su familia. Foto: Martín Gómez.

El intendente Enrique Ponce brindó ayer una conferencia de prensa para dar sus apreciaciones sobre el resultado de la elección municipal que ganó el representante del PJ puntano, Sergio Tamayo, donde su candidato Enrique Picco (San Luis Somos Todos) quedó tercero a 18 puntos y aseguró que no quiere hacer autocrítica "porque significaría menospreciar al intendente que ganó. Hay que ser democráticos, hay que asumir las derrotas porque no solo en política se gana y se pierde, también en la vida”. En los treinta minutos que duró la charla con los distintos medios señaló: “Lo que puedo decir es que pusimos todo: ganas, voluntad, ilusión, esperanza y pensábamos que íbamos a ganar. Pero no ganamos y nos hacemos cargo. No voy a hacer una autocrítica pública para autoflagelarme”. 

Después continuó su análisis y comentó que “la gente elige en función de lo que considera que es la mejor opción y en este caso nuestra propuesta no fue validada por la mayoría de los vecinos”. Y detalló que “la primera lectura que hago es que no hay lugar para la 'avenida del medio' porque se ha repetido el esquema que ocurrió en todo el país con la famosa grieta y la polarización de dos sectores hegemónicos: por un lado el peronismo y por otro lado Cambiemos y sus fuerzas aliadas. Esto enfrenta a todas las familias argentinas y San Luis no ha sido la excepción”.

Ponce expresó públicamente que se pone a disposición de Tamayo. “Está todo nuestro equipo con los informes de cierre de gestión para que el próximo intendente acceda de manera directa a la información y tenga todo a la vista. Nosotros no tenemos nada que ocultar”. Y destacó que el nuevo jefe comunal “se encontrará con una ciudad funcionando, con los servicios prestándose, con obras completándose, con el personal trabajando y con las cuentas ordenadas”.

De la situación financiera aclaró que “lo que tiene pendiente el Municipio hoy son los gastos corrientes, lo que se les paga todos los días a los proveedores. Deuda sería emitir un bono a plazos y endeudar a todos los ciudadanos de la capital a futuro para usar esa plata en gastos corrientes. Yo nunca emití deuda. Siempre nos manejamos con gastos corrientes que son propios de la administración”. Recordó que fue “el intendente que más deudas pagó porque hasta tuve que saldar la obra de la plaza Pringles de Verbeke de Canta que estaba en juicio”. Y señaló que “a pesar de la baja recaudación por tasas y del achicamiento de la coparticipación, el gasto corriente solo representa el 2 por ciento del presupuesto anual de 2.500 millones de pesos”.

Sobre su futuro dijo que continuará en política “porque nuestra fuerza de alcance local tiene aspiraciones de extenderse a nivel provincial y ya representamos una idea política”. Aunque aclaró que “lo primero que voy a hacer es curarme de sueño y volver a compartir con mi familia. Claro está que yo no me voy de la política porque estoy enamorado de lo que hicimos, pero este no es momento para hablar de si voy a ser candidato en el futuro”.

Después de enumerar los hechos positivos de su gestión, admitió que “faltaron cosas por hacer, por ejemplo haber gestionado mejor el esquema recursos. Fuimos muy flexibles y cuando uno relaja la presión impositiva, la gente no acompaña con el pago de las tasas. La tasa municipal es lo más fácil de dejar de pagar y son 150 pesos por mes, nada más".  Y reconoció que podrían haber sido más eficaces "gestionando políticamente con el gobierno nacional y provincial”. Pero dejó en claro que luego de sus dos períodos al frente del Municipio, puede "caminar tranquilamente por la ciudad y ser bien recibido por los vecinos”.

Consultado sobre la situación de Transpuntano, dijo que “a nosotros no nos pareció justo que el 99 por ciento de la sociedad recayera sobre el intendente, quisimos cambiarlo para que tuvieran también su representación los trabajadores y los usuarios. Pero no pudimos hacer las reformas porque no nos acompañaron desde el Concejo Deliberante”.

Logín