Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Piden autorización al Concejo para extraer más de 50 álamos

Además podarán otros mil ejemplares. La propuesta generó opiniones divididas en los vecinos del Paseo de la Dársena.

Un poco más de cinco decenas de álamos centenarios dejarán de formar parte del histórico Paseo de la Dársena. Debido a algunos reclamos que recibió el Municipio por las caídas de algunas ramas, el área de Espacios Verdes, junto con algunos especialistas, realizó un relevamiento por la zona y tomó la decisión de extraer 53 árboles y realizar una poda en otros mil ejemplares. Los responsables aseguraron que se trata de un plan preventivo, y que ya fue enviado un informe al Concejo Deliberante para que apruebe la tarea. Tras la noticia, algunos vecinos del lugar expresaron su alivio, mientras que para otros causó mucho lamento.

“Es una lástima que hayan llegado a esto. Si se hubieran preocupado hace varios años atrás estarían mucho más lindos de lo que son”, manifestó José Nogueira, un vecino del barrio Altos del Oeste. Por su parte, Ramón Molina, un habitante del Villa Celestina, quien aún mantiene vivos algunos recuerdos de su infancia debajo de los álamos, siente que de a poco el lugar va perdiendo la esencia. “En el verano veníamos a bañarnos acá, y mucha gente comía asados en los saltos. Hace un tiempo que no corre más agua, la gente tira mucha basura, y ahora empiezan a sacar estos árboles”, lamentó, mientras mantenía la mirada fija en el largo camino que marca la arboleda.

La secretaria de Espacios Verdes, Virginia Scally, explicó que se trata de una “poda sanitaria”, que no genera ningún daño en el árbol, y que la intención es sacar algunas ramas que están secas o en mal estado. “El proceso es delicado, ya que son ejemplares de más de 15 metros de altura y que están en la etapa de cumplir 100 años”, destacó.

En cuanto a los que están en proceso de extracción definitiva, la funcionaria comentó que en la mayoría de los casos son árboles que sufrieron vandalismo por parte de la comunidad. “Muchos de ellos han sido atacados con fuego y eso les generó mucho daño en la base, es por eso que determinamos llevar adelante esta tarea”, manifestó.

A su vez, aclaró que ya fue enviado el pedido al organismo legislativo y que, una vez que los ediles lo autoricen, los trabajos se extenderán durante sesenta días. “Cumplimos con la normativa vigente, que requiere la autorización del Concejo, sin embargo creemos que no va a haber ningún inconveniente ya que este problema atenta contra la seguridad de las personas”, señaló.

Según los registros que conserva el Municipio, indican que los álamos fueron plantados en la década de 1920, junto con la creación de los canales de riego que partían desde el dique Vulpiani. Con el tiempo, algunas de esas zanjas desaparecieron, sin embargo actualmente  todo el camino de esos árboles está acompañado de una bicisenda, que muchos la utilizan para realizar actividad física.

“Todos los días me siento debajo de estos árboles a tomar mate, y veo la cantidad de gente que pasa corriendo o en bicicleta. Sería bueno que los conserven, pero tampoco está mal la idea de podarlos y de sacar los que están huecos antes de que ocurra alguna desgracia, ya que por acá se cayeron varias ramas y es un peligro”, expresó Pascual Davis, un habitante del barrio Remedios de Escalada.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Piden autorización al Concejo para extraer más de 50 álamos

Además podarán otros mil ejemplares. La propuesta generó opiniones divididas en los vecinos del Paseo de la Dársena.

Afectados. Aseguran que los que están para extracción, sufrieron mucho vandalismo con fuego.Foto: Héctor Portela.

Un poco más de cinco decenas de álamos centenarios dejarán de formar parte del histórico Paseo de la Dársena. Debido a algunos reclamos que recibió el Municipio por las caídas de algunas ramas, el área de Espacios Verdes, junto con algunos especialistas, realizó un relevamiento por la zona y tomó la decisión de extraer 53 árboles y realizar una poda en otros mil ejemplares. Los responsables aseguraron que se trata de un plan preventivo, y que ya fue enviado un informe al Concejo Deliberante para que apruebe la tarea. Tras la noticia, algunos vecinos del lugar expresaron su alivio, mientras que para otros causó mucho lamento.

“Es una lástima que hayan llegado a esto. Si se hubieran preocupado hace varios años atrás estarían mucho más lindos de lo que son”, manifestó José Nogueira, un vecino del barrio Altos del Oeste. Por su parte, Ramón Molina, un habitante del Villa Celestina, quien aún mantiene vivos algunos recuerdos de su infancia debajo de los álamos, siente que de a poco el lugar va perdiendo la esencia. “En el verano veníamos a bañarnos acá, y mucha gente comía asados en los saltos. Hace un tiempo que no corre más agua, la gente tira mucha basura, y ahora empiezan a sacar estos árboles”, lamentó, mientras mantenía la mirada fija en el largo camino que marca la arboleda.

La secretaria de Espacios Verdes, Virginia Scally, explicó que se trata de una “poda sanitaria”, que no genera ningún daño en el árbol, y que la intención es sacar algunas ramas que están secas o en mal estado. “El proceso es delicado, ya que son ejemplares de más de 15 metros de altura y que están en la etapa de cumplir 100 años”, destacó.

En cuanto a los que están en proceso de extracción definitiva, la funcionaria comentó que en la mayoría de los casos son árboles que sufrieron vandalismo por parte de la comunidad. “Muchos de ellos han sido atacados con fuego y eso les generó mucho daño en la base, es por eso que determinamos llevar adelante esta tarea”, manifestó.

A su vez, aclaró que ya fue enviado el pedido al organismo legislativo y que, una vez que los ediles lo autoricen, los trabajos se extenderán durante sesenta días. “Cumplimos con la normativa vigente, que requiere la autorización del Concejo, sin embargo creemos que no va a haber ningún inconveniente ya que este problema atenta contra la seguridad de las personas”, señaló.

Según los registros que conserva el Municipio, indican que los álamos fueron plantados en la década de 1920, junto con la creación de los canales de riego que partían desde el dique Vulpiani. Con el tiempo, algunas de esas zanjas desaparecieron, sin embargo actualmente  todo el camino de esos árboles está acompañado de una bicisenda, que muchos la utilizan para realizar actividad física.

“Todos los días me siento debajo de estos árboles a tomar mate, y veo la cantidad de gente que pasa corriendo o en bicicleta. Sería bueno que los conserven, pero tampoco está mal la idea de podarlos y de sacar los que están huecos antes de que ocurra alguna desgracia, ya que por acá se cayeron varias ramas y es un peligro”, expresó Pascual Davis, un habitante del barrio Remedios de Escalada.

Logín