Escuchá acá la 90.9
X

La imagen de Fátima encabezó la procesión por las calles de San Luis

Alumnos y ciudadanos partieron del Centro Cultural "José La Vía", siguieron por avenida Illia hasta la Iglesia Catedral, donde se realizó el Tedeum.

 

La capital puntana sumó un nuevo año y lo celebró con tradición e identidad en una fiesta religiosa masiva. Ayer, unos 2 mil fieles se congregaron para participar de la procesión y el Tedeum convocado por el Obispado, para conmemorar el 425º aniversario de la fundación de San Luis.

En una jornada primaveral y en un clima de empatía, la concentración de devotos comenzó pasadas las 10 en el Centro Cultural "José La Vía", desde donde media hora después partió la multitudinaria caravana, guiada por cuatro imágenes: Nuestra Señora de Fátima (que tras arribar de Portugal recorrió toda la provincia durante diez días), el Cristo de la Quebrada, Nuestra Señora del Rosario del Trono y San Luis Rey de Francia.

La peregrinación, que partió del cruce de las avenida Illia y Lafinur hasta la Catedral, fue presidida por el obispo de San Luis, Pedro Martínez, junto a su par de San Rafael, Eduardo María Taussig y al titular de la Arquidiócesis de San Juan, Jorge Eduardo Lozano. 

Detrás de ellos, en la segunda fila, le siguieron el vicegobernador de la provincia, Carlos Ponce; la presidente de la Cámara de Senadores provincial, María Angélica Torrontegui y el intendente capitalino, Enrique Ponce. A ellos se sumaron funcionarios comunales y del Ejecutivo, como también autoridades militares, dirigentes políticos, alumnos de colegios católicos (San Luis Rey, Santa María, Santo Tomás y San José) y público en general.

Tras casi media hora de caminata, la procesión llegó hasta la Catedral donde los fieles junto a las figuras católicas fueron recibidos por la banda del Ejército Argentino, que interpretó el Himno Nacional. Tras la recepción honorífica, monseñor Martínez ofició el tradicional Tedeum para venerar al Santo Patrono, a 749 años de su muerte.

"Hoy (por ayer) es una fiesta de todos porque San Luis es el patrono de la ciudad, admiramos en él su santidad y vida. Se nos presenta como aquel hombre que, al igual que nosotros, tiene sus modos, historia, cultura, debilidades y fortalezas, pero que le dijo a Dios 'sí' y se dejó amar por él", aseguró Martínez durante la misa que brindó en un templo desbordado de devotos, quienes permanecieron allí durante las casi dos horas que duró la ceremonia, en la que el fervor religioso podía sentirse fluir a través de cada uno de sus cánticos, oraciones y reverencias.

Además, el obispo de la diócesis de San Luis dijo que el santo patrono de la ciudad no solo se destacó como gobernante y -según afirmó- "padre de familia laico", sino que también tendió una "escalera que lo llevó hasta Dios y que supo subir por el bien de los demás, a través de la justicia y el cuidado de los pobres".

"También para nosotros San Luis se nos presenta como modelo de cómo tenemos que vivir, no importa qué hagamos y qué función cumplamos, siempre que sea un camino para la vida eterna. Pensemos en eso y el bien que estamos haciendo en la Tierra, todos según sus ministerios y por eso también valoremos lo que hacen nuestros gobernantes, él fue un ejemplo en esa función entregándose como una manera de llegar a Dios", sostuvo Martínez.

 

La fe en momentos difíciles

Tras la ceremonia, el vicegobernador dijo que si bien la provincia no escapa a la crisis nacional, San Luis "crece a pasos agigantados.
"En los momentos difíciles, las familias nos aferramos a la fe y muchas lo están pasando mal", indicó Ponce.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La imagen de Fátima encabezó la procesión por las calles de San Luis

Fotos: Martín Gómez.

Alumnos y ciudadanos partieron del Centro Cultural "José La Vía", siguieron por avenida Illia hasta la Iglesia Catedral, donde se realizó el Tedeum.

 

La capital puntana sumó un nuevo año y lo celebró con tradición e identidad en una fiesta religiosa masiva. Ayer, unos 2 mil fieles se congregaron para participar de la procesión y el Tedeum convocado por el Obispado, para conmemorar el 425º aniversario de la fundación de San Luis.

En una jornada primaveral y en un clima de empatía, la concentración de devotos comenzó pasadas las 10 en el Centro Cultural "José La Vía", desde donde media hora después partió la multitudinaria caravana, guiada por cuatro imágenes: Nuestra Señora de Fátima (que tras arribar de Portugal recorrió toda la provincia durante diez días), el Cristo de la Quebrada, Nuestra Señora del Rosario del Trono y San Luis Rey de Francia.

La peregrinación, que partió del cruce de las avenida Illia y Lafinur hasta la Catedral, fue presidida por el obispo de San Luis, Pedro Martínez, junto a su par de San Rafael, Eduardo María Taussig y al titular de la Arquidiócesis de San Juan, Jorge Eduardo Lozano. 

Detrás de ellos, en la segunda fila, le siguieron el vicegobernador de la provincia, Carlos Ponce; la presidente de la Cámara de Senadores provincial, María Angélica Torrontegui y el intendente capitalino, Enrique Ponce. A ellos se sumaron funcionarios comunales y del Ejecutivo, como también autoridades militares, dirigentes políticos, alumnos de colegios católicos (San Luis Rey, Santa María, Santo Tomás y San José) y público en general.

Tras casi media hora de caminata, la procesión llegó hasta la Catedral donde los fieles junto a las figuras católicas fueron recibidos por la banda del Ejército Argentino, que interpretó el Himno Nacional. Tras la recepción honorífica, monseñor Martínez ofició el tradicional Tedeum para venerar al Santo Patrono, a 749 años de su muerte.

"Hoy (por ayer) es una fiesta de todos porque San Luis es el patrono de la ciudad, admiramos en él su santidad y vida. Se nos presenta como aquel hombre que, al igual que nosotros, tiene sus modos, historia, cultura, debilidades y fortalezas, pero que le dijo a Dios 'sí' y se dejó amar por él", aseguró Martínez durante la misa que brindó en un templo desbordado de devotos, quienes permanecieron allí durante las casi dos horas que duró la ceremonia, en la que el fervor religioso podía sentirse fluir a través de cada uno de sus cánticos, oraciones y reverencias.

Además, el obispo de la diócesis de San Luis dijo que el santo patrono de la ciudad no solo se destacó como gobernante y -según afirmó- "padre de familia laico", sino que también tendió una "escalera que lo llevó hasta Dios y que supo subir por el bien de los demás, a través de la justicia y el cuidado de los pobres".

"También para nosotros San Luis se nos presenta como modelo de cómo tenemos que vivir, no importa qué hagamos y qué función cumplamos, siempre que sea un camino para la vida eterna. Pensemos en eso y el bien que estamos haciendo en la Tierra, todos según sus ministerios y por eso también valoremos lo que hacen nuestros gobernantes, él fue un ejemplo en esa función entregándose como una manera de llegar a Dios", sostuvo Martínez.

 

La fe en momentos difíciles

Tras la ceremonia, el vicegobernador dijo que si bien la provincia no escapa a la crisis nacional, San Luis "crece a pasos agigantados.
"En los momentos difíciles, las familias nos aferramos a la fe y muchas lo están pasando mal", indicó Ponce.

 

Logín