19.5°SAN LUIS - Jueves 22 de Octubre de 2020

19.5°SAN LUIS - Jueves 22 de Octubre de 2020

EN VIVO

Explotaba una bomba en la casa del hermano del presidente Levingston

El estallido ocurrió cuando empezaba el paro nacional convocado por la CGT, que tuvo un alto acatamiento.

Por redacción
| 13 de octubre de 2020
Paro general. El Diario de San Luis publicaba sobre la huelga y la explosión en la vivienda de Levingston. Foto: RECORTE / ARCHIVO Año V - N° 1.403.

En las primeras horas del 9 de octubre de 1970, cuando comenzaba un paro general de 24 horas convocado por la CGT para protestar contra la política económica-social del gobierno nacional, en la provincia de San Luis tres bombas explotaban en distintos sitios. Una de ellas fue en la residencia del escribano Guillermo Levingston, uno de los hermanos del entonces presidente de facto Roberto Levingston. La medida de fuerza tuvo un alto acatamiento en todo el país.

 

El atentado terrorista destrozó vidrios y mampostería en el edificio del profesional, pero no ocasionó víctimas ni heridos, al igual que los otros dos estallidos.

 

El Diario de San Luis del 10 de octubre de 1970 reflejó en sus páginas que en el transcurso de las últimas horas del jueves y en la madrugada del viernes, detonaron tres bombas en distintos sitios de la provincia.

 

El primer estallido fue en la Villa de Merlo; la bomba fue colocada en la galería Rosario, pero ocasionó escasos daños. Ese espacio ya no existe y en la actualidad forma parte de una clínica privada de la villa turística. En el sitio funcionaba un cine, negocios de artículos regionales, una relojería y una inmobiliaria, entre otros comercios.  

 

Mientras que en la capital puntana, a las 2:10 del viernes, detonó un explosivo en una casilla de control de la exempresa de ómnibus El Fifí (que se hacía cargo del servicio de transporte urbano de la ciudad en esa época), que estaba ubicada en avenida Centenario y Sarmiento. La bomba no causó heridos, pero sí daños en la caseta.   

 

Posteriormente, a las 2:30 explotó un artefacto similar en la vivienda de Guillermo Levingston, hermano del mandatario nacional, que fue colocado en una ventana de la calle Pedernera 685.

 

Finamente, personal policial que patrullaba la ciudad encontró otro artefacto sin detonar en una ventana perteneciente a las oficinas de la exempresa TAC (firma de Mendoza que brindaba el servicio de transporte a distintos puntos del país), el que fue desarmado por efectivos de la Científica, detalló el matutino.   

 

En todos los casos se trató de bombas de gran resonancia pero de escaso poder destructivo, ya que los daños fueron de escasa consideración, dijeron fuentes de la Policía.

 

 

Medida de fuerza

 

Mientras que el paro en Buenos Aires mostraba alguna actividad en el centro comercial de la ciudad, donde estaban las oficinas y principales reparticiones, en el resto de la Capital Federal los barrios expusieron un cierre total de negocios y restaurantes.

 

Una jornada primaveral y de sol radiante atenuaba en las calles el impacto de la medida de fuerza, en la que se pudo observar una gran cantidad de personas que paseaban en los parques de Palermo y en otros espacios similares de la capital del país, para disfrutar del día como si fuera un feriado, describió la agencia de noticias UPI (hoy desaparecida) en El Diario.

 

El servicio de colectivos no trabajó durante casi todo día y por primera vez en una jornada de huelga, el subterráneo permaneció clausurado. El servicio ferroviario circuló con diagramas de emergencia y en muchas boleterías no hubo personal y por eso no se cobraron los boletos.

 

La medida de fuerza paralizó totalmente las actividades en el puerto metropolitano. Los servicios públicos de teléfonos y comunicaciones telegráficas fueron atendidos en forma emergente, por personal de jerarquización.

 

A partir de las 15 las autoridades educacionales ordenaron un asueto escolar, debido al elevado ausentismo de los alumnos de los distintos establecimientos escolares.

 

En el resto del país, el acatamiento al paro fue elevado en todas las provincias, incluso en Córdoba, donde además dos bombas explotaron la noche antes del comienzo de la huelga, frente al Departamento de la Policía y en un puesto también de efectivos de seguridad. Ambos estallidos causaron daños materiales, precisó el matutino.

 

 

Comentá vos tambien...