17.9°SAN LUIS - Domingo 29 de Noviembre de 2020

17.9°SAN LUIS - Domingo 29 de Noviembre de 2020

EN VIVO

Lo investigan por lesionar, abusar y privar de la libertad a su pareja

Este viernes fue indagado por la jueza Penal 3, Virginia Palacios. En 48 horas, ella debe resolver si lo procesa.

Por redacción
| 24 de octubre de 2020
Este viernes fue llevado al Juzgado Penal 3. El jueves, la Policía allanó la casa de la pareja, en busca de pruebas. Foto: Nicolás Varvara.

La imputación por la que este viernes fue indagado J.D.G., el hombre detenido el jueves a la madrugada en Potrero de los Funes, habla, por sí sola, de la gravedad de las sospechas que se ciernen sobre él. La jueza Penal 3, Virginia Palacios, le tomó indagatoria por "Privación ilegítima de la libertad agravada, lesiones agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género, abuso sexual con acceso carnal agravado e infracción a la Ley 26.485 (de Protección Integral a las Mujeres)”. Según lo que la víctima, de 41 años, se animó ahora a revelar, ha sufrido distintos tipos de violencia prácticamente durante los 23 años de relación con este hombre.

 

El detenido, de 47 años, declaró. Pero hasta el cierre de la edición no había trascendido qué dijo en la audiencia. Lo hizo con la asistencia de un abogado particular, Juan Abdala, y no solicitó prórroga de la detención, por lo que la magistrada tiene un plazo de 48 horas para resolver la situación procesal de él.

 

El imputado y la denunciante tienen dos hijas, una de 15 y otra de 8 años, y un niño de 6. De lo expuesto por ella en la denuncia surge que a lo largo de toda la vida en pareja ha padecido maltratos físico y psicológico, constantes humillaciones e insultos y violencias económica y sexual.

 

Ha descripto cómo el hombre ejercía total control sobre ella: la celaba, se le aparecía en su lugar de trabajo, le revisaba el celular y la llevó a cortar la comunicación con sus amistades y familiares directos. Si bien en algunas ocasiones se fue de la casa —lo hizo tras episodios en los que recrudecían los golpes y las humillaciones—, volvió con él, atrapada por las promesas que él le hacía de no repetir los malos tratos. Pero eso no sucedió, nunca. Más aún: en el último tiempo estaba más violento.

 

En lo reciente, la víctima había logrado contactarse a escondidas, por medio del correo electrónico, con un hermano que vive en Buenos Aires y con una hermana que reside en La Punta. A ellos les ha confiado sus padecimientos, e inclusive a esta pariente, quien brindó una declaración en el juzgado. Ella la ayudó en un momento a conseguir un alquiler y ha podido aportar registros de estas comunicaciones, que tendrían un fuerte valor probatorio. Dijo expresamente que temía no solo por la vida de su hermana, sino también por la de sus sobrinos.

 

El jueves a la tarde-noche, la denunciante estuvo en el Juzgado Penal 3 e hizo una ampliación de la denuncia. En ella brindó algunos detalles sobre cómo era la relación con una hermana del detenido, quien es policía. Dijo que su cuñada tenía conocimiento del trato del hombre hacia ella y que en algún momento le mostró apoyo e inclusive le dijo que debía denunciarlo, para lograr una restricción. Pero indicó que a comienzos de este año tuvo un cambio de actitud: refirió que justificaba a su hermano. En las últimas horas se comunicó con ella para saber si había hecho la denuncia y para decirle que no la podían obligar, que no la hiciera. En la ampliación quedó asentado que la mujer se presentó con absoluta libertad y que lo hizo decidida a acabar con este padecimiento.

 

 

Comentá vos tambien...