Escuchá acá la 96.3
X

Los domingos, siete amigos contagian su pasión por los juegos de mesa

Hace casi un año fundaron el "VM Club Lúdico". Se reúnen en Casa de la Cultura y pasan cuatro horas entre figuras de acción, fichas, cartas y dados.

Alejandro Rivero, Álvaro Palacios, Luana Issa, Martín Leyria, Bruno Velázquez y Esteban y Antonio Torres, son siete amigos que comparten una pasión: los juegos de mesa, de rol y de cartas. Desde hace casi un año decidieron compartir su entusiasmo con el resto de la comunidad y formaron el "VM Club Lúdico”. En ese espacio transmiten sus conocimientos con los curiosos y curiosas de todas las edades que quieren inmiscuirse en el mundillo de la recreación.

"Nos conocemos desde hace varios años y después fuimos encontrando más gente a la que le gustaba lo mismo, entonces optamos por buscar un lugar físico en el que pudiéramos hacer lo que nos gusta. Primero estuvimos en el salón del Ballet La Patria, luego en la biblioteca Rivadavia y en La Pedrera. Esta no es una actividad muy conocida, pero nuestra idea es revertir eso y que haya personas que se interioricen", recordó Alejandro, de 35 años.

Los integrantes del círculo se reúnen todos los domingos de 18 a 22. Hace dos meses que el punto de concentración es uno de los salones de la Casa de la Cultura. Allí montan una o dos mesas en la que exponen las propuestas que llevan cada fin de semana.

 

 

Las reliquias. Cuentan con unos 40 ejemplares para diferentes públicos. 

 

Tienen hasta 40 juegos que requieren de diversas complejidades o cantidad de participantes, y que consisten en ganar una batalla, descifrar palabras o armar una línea del tiempo con la historia argentina. La mayoría son adquisiciones de los jóvenes. Ellos señalaron que los ejemplares son costosos, especialmente los de cartas, y que pueden valer entre $1.000 y $15.000.

Luana, de 23, explicó que la modalidad dominguera siempre es la misma: “Después de acomodar y limpiar, vemos la cantidad de gente que viene y qué es lo que les pinta hacer ese día y de acuerdo a eso formamos grupos. Jugamos incluso con jubilados. Por eso buscamos que la ludoteca sea lo suficientemente variada para que todos encuentren algo que les guste", aseguró.

Si bien la mayoría de los y las que se acercan a la Casa de la Cultura son adolescentes, también asisten niños y niñas que llegan acompañados por sus familiares. "Por lo general pedimos que los menores de 12 vengan con sus padres por una cuestión de seguridad, pero más que nada para que conozcan lo que hacemos. Además así se genera un lindo ambiente y terminan jugando con nosotros toda la tarde. A diferencia de las opciones digitales, el jugar cara a cara trae esos beneficios: interactuar, conocer caras nuevas", destacó Martín, de 29 años.

 

Tardes distintas. El club propone interactuar y conocer gente nueva, 

 

Una de las propuestas más aclamadas por los fanáticos son los juegos de rol, es decir, aquellos que consisten en dramatizar una historia e interpretar un personaje. En esa área se especializa Álvaro, de 27, ya que se encarga de narrar los relatos. "Necesitamos alguien que vaya explicando todo lo que va a suceder y con lo que se encontrará cada uno. Ese es mi trabajo. En este tipo de juegos pueden participar varias personas que forman un grupo para alcanzar objetivos. Para ello usamos un dado de 20", explicó y resaltó que “son cada vez más los interesados que vienen por el rol, sobre todo en el último año”. Cada partida puede durar entre 3 o 4 horas.

Para formar parte del club o simplemente disfrutar de horas de aventuras y desafíos, no hay requisitos. Quienes quieren, pueden colaborar con una cuota mensual de $500 para que los organizadores puedan adquirir nuevos atractivos. "Las personas que nos ayudan con esa cuota tienen beneficios, uno es que cada domingo se les sirve una merienda con productos caseros que traemos nosotros, y pueden participar de sorteos", añadió Alejandro.

Si bien este tipo de actividades están relacionadas al mundo "geek" (término en inglés que se utiliza para nombrar a las personas amantes de la tecnología y la informática) o al "friki", los chicos aseguran que "las propuestas son para todo el mundo, no hay distinciones".

Además de propagar su pasión, el club tiene una misión que planea conseguir en los próximos meses: ser anfitrión del Encuentro Nacional de Juegos de Mesa del 2021. "Estamos armando el proyecto, pero pudimos proponernos como sede cuando fuimos a la edición que se hizo en Villa María, y mucha gente quedó encantada con la idea. De hecho ahora somos parte de la asamblea que nuclea a organizaciones de todo el país. A su vez esperemos poder hacer un encuentro regional en la ciudad ", comentó Luana.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los domingos, siete amigos contagian su pasión por los juegos de mesa

Hace casi un año fundaron el "VM Club Lúdico". Se reúnen en Casa de la Cultura y pasan cuatro horas entre figuras de acción, fichas, cartas y dados.

Organizadores. Bruno, Luana, Ale, Martín, Álvaro, Esteban y Antonio (no aparece en la foto), fundadores del club. Fotos: Juan Andrés Galli.

Alejandro Rivero, Álvaro Palacios, Luana Issa, Martín Leyria, Bruno Velázquez y Esteban y Antonio Torres, son siete amigos que comparten una pasión: los juegos de mesa, de rol y de cartas. Desde hace casi un año decidieron compartir su entusiasmo con el resto de la comunidad y formaron el "VM Club Lúdico”. En ese espacio transmiten sus conocimientos con los curiosos y curiosas de todas las edades que quieren inmiscuirse en el mundillo de la recreación.

"Nos conocemos desde hace varios años y después fuimos encontrando más gente a la que le gustaba lo mismo, entonces optamos por buscar un lugar físico en el que pudiéramos hacer lo que nos gusta. Primero estuvimos en el salón del Ballet La Patria, luego en la biblioteca Rivadavia y en La Pedrera. Esta no es una actividad muy conocida, pero nuestra idea es revertir eso y que haya personas que se interioricen", recordó Alejandro, de 35 años.

Los integrantes del círculo se reúnen todos los domingos de 18 a 22. Hace dos meses que el punto de concentración es uno de los salones de la Casa de la Cultura. Allí montan una o dos mesas en la que exponen las propuestas que llevan cada fin de semana.

 

 

Las reliquias. Cuentan con unos 40 ejemplares para diferentes públicos. 

 

Tienen hasta 40 juegos que requieren de diversas complejidades o cantidad de participantes, y que consisten en ganar una batalla, descifrar palabras o armar una línea del tiempo con la historia argentina. La mayoría son adquisiciones de los jóvenes. Ellos señalaron que los ejemplares son costosos, especialmente los de cartas, y que pueden valer entre $1.000 y $15.000.

Luana, de 23, explicó que la modalidad dominguera siempre es la misma: “Después de acomodar y limpiar, vemos la cantidad de gente que viene y qué es lo que les pinta hacer ese día y de acuerdo a eso formamos grupos. Jugamos incluso con jubilados. Por eso buscamos que la ludoteca sea lo suficientemente variada para que todos encuentren algo que les guste", aseguró.

Si bien la mayoría de los y las que se acercan a la Casa de la Cultura son adolescentes, también asisten niños y niñas que llegan acompañados por sus familiares. "Por lo general pedimos que los menores de 12 vengan con sus padres por una cuestión de seguridad, pero más que nada para que conozcan lo que hacemos. Además así se genera un lindo ambiente y terminan jugando con nosotros toda la tarde. A diferencia de las opciones digitales, el jugar cara a cara trae esos beneficios: interactuar, conocer caras nuevas", destacó Martín, de 29 años.

 

Tardes distintas. El club propone interactuar y conocer gente nueva, 

 

Una de las propuestas más aclamadas por los fanáticos son los juegos de rol, es decir, aquellos que consisten en dramatizar una historia e interpretar un personaje. En esa área se especializa Álvaro, de 27, ya que se encarga de narrar los relatos. "Necesitamos alguien que vaya explicando todo lo que va a suceder y con lo que se encontrará cada uno. Ese es mi trabajo. En este tipo de juegos pueden participar varias personas que forman un grupo para alcanzar objetivos. Para ello usamos un dado de 20", explicó y resaltó que “son cada vez más los interesados que vienen por el rol, sobre todo en el último año”. Cada partida puede durar entre 3 o 4 horas.

Para formar parte del club o simplemente disfrutar de horas de aventuras y desafíos, no hay requisitos. Quienes quieren, pueden colaborar con una cuota mensual de $500 para que los organizadores puedan adquirir nuevos atractivos. "Las personas que nos ayudan con esa cuota tienen beneficios, uno es que cada domingo se les sirve una merienda con productos caseros que traemos nosotros, y pueden participar de sorteos", añadió Alejandro.

Si bien este tipo de actividades están relacionadas al mundo "geek" (término en inglés que se utiliza para nombrar a las personas amantes de la tecnología y la informática) o al "friki", los chicos aseguran que "las propuestas son para todo el mundo, no hay distinciones".

Además de propagar su pasión, el club tiene una misión que planea conseguir en los próximos meses: ser anfitrión del Encuentro Nacional de Juegos de Mesa del 2021. "Estamos armando el proyecto, pero pudimos proponernos como sede cuando fuimos a la edición que se hizo en Villa María, y mucha gente quedó encantada con la idea. De hecho ahora somos parte de la asamblea que nuclea a organizaciones de todo el país. A su vez esperemos poder hacer un encuentro regional en la ciudad ", comentó Luana.

Logín