25°SAN LUIS - Miércoles 08 de Diciembre de 2021

25°SAN LUIS - Miércoles 08 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Caso Brenda Arias: una familiar del acusado lo señaló por el crimen

Mabel Bonada, sobrina de Juan José Murúa, aseguró que su tío le confesó en Córdoba haber matado y quemado a una chica en San Luis. Fue en la segunda audiencia del debate oral que terminará el miércoles próximo, según adelantó el tribunal.

Por redacción
| 07 de noviembre de 2018
Fotos: Martín Gómez. Video: Alejandro Lorda

Sentada ante los jueces de la Cámara del Crimen de Concarán, Mabel Bonada hizo dos revelaciones escalofriantes. Dijo que su tío, Juan José Murúa, sospechoso de haber asesinado a Brenda Arias en la localidad de Villa del Carmen en 2009, le confesó haber matado a una chica en San Luis e incinerado su cuerpo luego de mantener una discusión por cuestiones sentimentales. Y no solo eso; dijo que en su familia dan por sentado que el hombre también asesinó a Marisol Reartes y a su hija, Luz Morena Oliva, de 3 años, vecinas de la localidad cordobesa Los Hornillos, de quienes nada se sabe desde febrero de 2015. Las acusaciones fueron parte de la declaración que la mujer dio en la segunda audiencia del juicio por el homicidio de Brenda, debate que terminaría el miércoles próximo.

 

Bonada, hija de una hermana de Murúa, fue una de las cuatro testigos de la audiencia. Los otros tres fueron su ex pareja, Carolina Pereyra, con quien convivía en una casa en el paraje Boca del Río, cerca de Villa del Carmen, en la época en la que ocurrió el crimen; y Eduardo Escudero y su esposa, una pareja amiga del acusado y de Pereyra cuando estuvieron en San Luis.

 

La sobrina de Murúa no hizo más que ratificar las declaraciones que ya había dado en Córdoba, cuando denunció a su tío por violencia familiar. Dijo, específicamente, que el acusado es una persona violenta y “suelta de boca” cuando consume alcohol o drogas.

 

También, que la presunta confesión del crimen en suelo puntano ocurrió un domingo a la mañana, en la casa de la madre de Murúa, luego de que el sospechoso y Bonada acordaran una salida nocturna que finalmente se frustró.

 

La versión de la testigo es que Murúa le confesó, en llanto, haber matado a una chica con la que tenía una relación paralela, luego de que ella lo amenazara con contarle a Pereyra que él tenía una esposa e hijos en Córdoba.

 

Salvo el detalle de que había quemando el cuerpo, Bonada aclaró que Murúa no especificó cómo o dónde ultimó a la víctima; y al parecer tampoco le reveló su identidad.

 

Si bien ese testimonio fue lo más fuerte de la jornada, también sobresalió el careo al que fueron sometidos Pereyra, Escudero y su pareja por una discordancia entre las declaraciones de lo que ocurrió la tarde del día en el que desapareció Brenda, el sábado 11 de julio de 2009.

 

Sobre el cierre de la audiencia, el tribunal, conformado por los jueces Sandra Piguillem, Juan Manuel Saá Zarandón y Sergio Darío De Battista, le adelantó a la defensa del acusado y al fiscal de Cámara que prevén que la próxima audiencia, el miércoles que viene, sea la última y que ese día se produzcan los alegatos y se llegue a un fallo tras la declaración de los últimos dos testigos.

 

Comentá vos tambien...