eldiariodelarepublica.com
Otro hincha de Boca se casa el día de la definición

Escuchá acá la 90.9
X

Otro hincha de Boca se casa el día de la definición

Sacó turno para casarse el 24 de noviembre. No puede cambiarlo, pero negoció un aplazo de una hora para la ceremonia por iglesia.

Rómulo Cejas y Yésica Vilela vivían entusiastas los preparativos de lo que sería el mejor partido de sus vidas: su boda soñada. Hace un año planificaron que la fecha ideal sería este 24 de noviembre. Y todo marchaba bien, hasta que la Conmebol embarró la cancha con el anuncio de que el partido revancha de la final de la Copa Libertadores se jugaría el mismo día.

“Mi futuro marido es fanático de Boca, pero fanático mal. Prácticamente entró en pánico cuando no definían el horario de la final”, contó Yésica, que lejos de parecer enojada dice que le divierte mucho la conmoción que generó el superclásico en los 160 invitados al casamiento; y vaticina que será una de las mejores anécdotas de la boda.

“En un principio, la ceremonia estaba pautada para las 19 pero, cuando se definió el horario del partido para las 17, Rómulo empezó a especular con la posibilidad de un alargue, los nervios y todo lo que puede pasar en una final. Y los números no le daban”, bromeó la novia.

Contó que, sin pensarlo dos veces, Cejas fue hasta la iglesia de El Volcán, donde celebrarán la ceremonia, y negoció con el cura para cambiar el horario de la misa.

“Finalmente nos casaremos a las 20. Y de ahí todo sigue igual. La fiesta será en Potrero, como estaba pautado”, precisó.

Pero hay un detalle más que los novios deberán decidir antes del festejo. Y es que, sin saberlo, habían agregado al cotillón gorros y cornetas de Boca y River y, dadas las circunstancias, los adornos podrán convertirse en los desencadenantes de disputas en pleno baile.

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Otro hincha de Boca se casa el día de la definición

Sacó turno para casarse el 24 de noviembre. No puede cambiarlo, pero negoció un aplazo de una hora para la ceremonia por iglesia.

Premonitorio. La pareja visitó la Bombonera en un poco antes de empezar a planificar su boda. Foto: Gentilza.

Rómulo Cejas y Yésica Vilela vivían entusiastas los preparativos de lo que sería el mejor partido de sus vidas: su boda soñada. Hace un año planificaron que la fecha ideal sería este 24 de noviembre. Y todo marchaba bien, hasta que la Conmebol embarró la cancha con el anuncio de que el partido revancha de la final de la Copa Libertadores se jugaría el mismo día.

“Mi futuro marido es fanático de Boca, pero fanático mal. Prácticamente entró en pánico cuando no definían el horario de la final”, contó Yésica, que lejos de parecer enojada dice que le divierte mucho la conmoción que generó el superclásico en los 160 invitados al casamiento; y vaticina que será una de las mejores anécdotas de la boda.

“En un principio, la ceremonia estaba pautada para las 19 pero, cuando se definió el horario del partido para las 17, Rómulo empezó a especular con la posibilidad de un alargue, los nervios y todo lo que puede pasar en una final. Y los números no le daban”, bromeó la novia.

Contó que, sin pensarlo dos veces, Cejas fue hasta la iglesia de El Volcán, donde celebrarán la ceremonia, y negoció con el cura para cambiar el horario de la misa.

“Finalmente nos casaremos a las 20. Y de ahí todo sigue igual. La fiesta será en Potrero, como estaba pautado”, precisó.

Pero hay un detalle más que los novios deberán decidir antes del festejo. Y es que, sin saberlo, habían agregado al cotillón gorros y cornetas de Boca y River y, dadas las circunstancias, los adornos podrán convertirse en los desencadenantes de disputas en pleno baile.

 

 

 

Logín